wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 19 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4759094
impresiones desde julio 2007

 Saber leer y leer para saber

Técnica literaria
IDEAL, 25 de abril de 2006

Saber leer y leer para saber

JUAN J. GALLEGO TRIBALDOS / COORDINADOR DE 'EL DÍA DE LA LECTURA'

LLEGA abril, y por los aledaños del Día del Libro, las plazas de los pueblos y de las ciudades se llenan de tenderetes de libros. Recordamos a Cervantes y lo hacemos de la mejor manera: animando a que se lea. Pero también, año tras año, aparecen las estadísticas de la SGAE y del CSIS con su varapalo demoledor diciéndonos que aquí, en nuestro país, leer, lo que se dice leer, lo hace muy poca gente.

Sin embargo, a ver televisión y a entretenimientos audiovisuales, nuestros estudiantes dedican una media diaria de 180 minutos, sin contabilizar el tiempo que ofrendan al nuevo dios de la adolescencia: el teléfono móvil.

Diagnóstico: inapetencia lectora.

De ahí la gran transcendencia que en el hábito de leer tienen la familia y la escuela, sobre todo ahora, en pleno apogeo de lo audiovisual.

La familia como referente lector y el centro de enseñanza como marco donde fijar y afianzar la motivación lectora y la potenciación de la lectura, que no puede ser sino esa actividad intelectual que nos abre la puerta del saber y dignifica nuestros ocios y nuestras soledades.

Leer para gozar, para disfrutar, para entretenerse, para evadirse, para soñar, etc. Por supuesto; pero, fundamentalmente, leer para saber.

La lectura es un quehacer mental de gran complejidad y, consecuentemente, uno de las que más ennoblecen nuestra condición de seres humanos. Leer requiere ánimo, atención y actitud receptiva hacia el texto que se pretende leer.

Saber leer no es tarea fácil. Como tampoco lo son saber hablar y saber escribir; y sin embargo, saber leer, saber hablar y saber escribir deben ser tres exigencias insoslayables para el ciudadano del tercer milenio.

Pero la antesala del saber hablar y del saber escribir es saber leer.

Hablamos de lector competente y de lectura eficaz. La que nos permite comprender y aplicar lo que se lee. Esa lectura que no sólo facilita nuestra integración en la sociedad actual sino que nos otorga las potencialidades necesarias para participar activamente en la misma. Saber leer y leer para saber.

Leer para ser, para saber y para estar.

Leer, para comprender y para usar la información que nos proporciona la lectura.

Leer, para reflexionar críticamente sobre lo leído.

Una lectura eficaz es la que nos permite responder, con soltura y conocimiento, a las tres cuestiones clásicas: ¿Qué dice? ¿Cómo lo dice? ¿Para qué lo dice? El contenido, la forma y la intencionalidad. Se pueden añadir otras: ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? etc., pero, fundamentalmente, si un lector tiene respuesta al qué, cómo y para qué, podemos hablar de lectura eficaz y de lector competente, bien sea en textos narrativos, expositivos, líricos, dramáticos, descriptivos, argumentativos

El proceso de esa competencia lectora es elemental, asumido lo anterior: el buen lector, en primer lugar, localiza y extrae la información del texto; seguidamente, interpreta el significado, incluidos los matices, para finalizar reflexionando y valorando, desde una perspectiva crítica, lo leído.

La lectura como método de aprendizaje, como senda del conocimiento y como remanso para el sosiego, el deleite y los sueños. La lectura enfocada exclusivamente al entretenimiento podría ser aceptable en edades menores y, en algunos casos, mayores; mas si de competencia lectora hablamos respecto a nuestros estudiantes, leer, para saber.

Hasta tal punto que nos atreveríamos a asegurar que el estudiante que no sabe leer no tiene la técnica adecuada para poder estudiar. El estudiante que no sabe leer está incapacitado para poder estudiar. El origen del éxito o del fracaso en los estudios está, en la gran mayoría de los casos, en una buena o mala lectura.

Por lo tanto, como primer objetivo en la Enseñanza Secundaria: Saber leer y leer para saber. Y para ello, el primer paso es comprender lo que se lee.

Comprender lo que se lee, recordarlo, reflexionar y aplicar lo leído. Después, si es posible, disfrutar. De ahí el riesgo que puede entrañar la banalización o el abaratamiento de la actividad lectora.

A veces se enaltece demasiado la lectura en su vertiente de mero pasatiempo, de entretenimiento exclusivo, y eso, que puede ser adecuado para los más pequeños, no debe aplicarse al estudiante que ya encara la ESO y Bachillerato.

Insistimos: Estamos hablando de lectura eficaz y de lector competente.

De la lectura como elaboración intelectual, de la que cuesta esfuerzo. De la lectura que requiere atención y dedicación. Y sacrificio, pues aprender y saber, cuesta trabajo. Por eso hay tan pocos lectores y tantos 'veedores' de televisión. Ver no exige esfuerzo. Basta un dedo pulgar ágil para galopar sobre el terso lomo del mando a distancia y una cómoda butaca.

Ver tele, no; pero leer, sí. Pedro Salinas ya nos catalogó en lectores y leedores. La marca diferenciadora es la atención, el esfuerzo y la comprensión.

Se lee poco por comodidad o por desgana. Lo audiovisual propicia la inactividad y la inactividad invita a la pereza. Leer requiere esfuerzo; ver, no. Y mirar, menos.

La lectura será el refugio del ocio. Vale. Y es, ¿qué duda cabe!, una magnífica razón. Pero, a la hora del estudio, la lectura es la puerta del saber, del conocimiento, de la reflexión.

Y si de estudiantes hablamos, éste es el mensaje porque hay pocos estudiantes que sepan leer. Hay poca gente que sabe leer si por leer entendemos, "comprender , recordar y aplicar lo leído".

La mayoría de las personas, sobre todo adolescentes, se sienten inseguras cuando tienen que hablar o escribir. «Lo sé pero no sé explicarlo», balbucean. No saben porque les faltan palabras. Y las palabras están en las lecturas.

Leer, para nutrirnos de palabras, de ideas, de conceptos. No podemos prescindir de la riqueza extraordinaria de las palabras.

Leer para saber pues cuanto más leamos más sabremos y cuanto más sepamos más conscientes seremos de lo que ignoramos.

Leer para aprender, para transmitir, para educarse y educar, para reflexionar, para ser críticos y, así, menos manipulables.

Lo dijo Azorín y nosotros lo asumimos: 'Se lee para saber o se lee para sentir'.


http://www.premiosliterarios.com



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· Cumbres Borrascosas
· Más Acerca de Técnica literaria
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Técnica literaria:
estructura y desarrollo del cuento


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 3
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Técnica literaria





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.22 Segundos