wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 10 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4789682
impresiones desde julio 2007

 LA CRÍTICA LITERARIA (teoría general)

Técnica literaria 
La primera cuestión que se podría plantear en una mesa redonda

sobre crítica literaria2 es la de su necesidad o legitimidad. Son muchos,
en efecto, los que niegan todo papel a la crítica, diciendo que las

obras literarias se hicieron para que las goce ingenuamente el lector,

para que éste recree y reviva la intuición y la emoción del poeta,3 y que
lo que hace el crítico es interponerse, como cuerpo opaco y

estorboso, entre la obra y el lector.

Lo que pasa, claro, es que hay críticos y críticos, de la misma

manera que hay lectores y lectores. De los nueve a los once años fui

yo lector fanático de Emilio Salgari sin que entre él y yo se

interpusiera ningún crítico (y para las lectoras fanáticas de Corín

Tellado cualquier crítico sería un estorbo). Pero a los veintidós años,

cuando leí por primera vez a Neruda, y a los veinticinco, cuando leí

por primera vez a Góngora, ¡qué útiles me fueron Amado Alonso y

Dámaso Alonso! La función exegética, sin honduras "filosóficas",

podrá ser una de las más elementales de la crítica, pero esa modesta

función puede resultar indispensable. El lector del siglo xvn leía el

Quijote sin ninguna ayuda exegética, pero no hay duda de que el del
siglo XX necesita una buena edición anotada si es que quiere gozar

plenamente a Cervantes. Por otra parte, ¿cómo cerrar los ojos al
hecho de que hay críticos malos, críticos torpes, críticos tontos?

Pero ésos no nos interesan ahora. Nos interesan los buenos, que

existen —y han existido siempre— no por otra razón que por su

utilidad en la república de las letras.

El buen crítico no estorba, sino ayuda, y su misión, entre

otras cosas, es de índole pedagógica, pues guía a los demás

lectores. El crítico es un lector, pero un lector más alerta y más "total",
de sensibilidad más aguda: las cualidades de recepción del lector

corriente están como extremadas y exacerbadas en el lector especial

que es el crítico. Y éste, además, tiene una íntima necesidad de

comunicación: debe participar a otros la impresión recibida. Recrea,

en cierta forma, la obra del poeta; es una especie de creador. En el

poeta, la creación tiene un carácter absoluto: él no juzga. El crítico

sí juzga, pero en esta tarea no se apoya fundamentalmente en bases

científicas, sino en una intuición personal iluminada por la

inteligencia.

Si el poeta nos comunica una experiencia, una intuición intensa

—y sólo las verdaderas obras literarias son capaces de

comunicárnoslas—, el crítico nos comunica su experiencia del poema.

El creador original parte de la emoción suscitada en él por un hecho

de la naturaleza, de la humanidad, de su vivencia personal, de su

fantasía. El crítico parte, creadoramente, de su impresión de la obra

literaria. Si todo lector refleja, como un espejo, la experiencia artística

transmitida por el poema, el crítico, lector privilegiado, dotado no sólo

de mayor receptividad y de mayor sagacidad literaria, sino también

de la capacidad de comunicación, es un espejo mucho más fiel y

sensible, de más pronta respuesta. Y, además, un espejo mucho más

amplio, mucho más capaz de reflejar en toda su complejidad la esencia

de la obra. Las impresiones que en el lector ordinario son difusas e

imprecisas, se dan organizadas, coherentes y luminosas en el crítico.

El crítico será tanto más perfecto cuanto más perfectamente

sepa recibir y transmitir el modo peculiar de experiencia que se

manifiesta en el poema. Entre el crítico excepcional y el criticastro

hay una gama infinita, análoga a la que hay entre el poeta genial y

el poetastro. Lo que hace al gran poeta es su modo de experiencia

especialmente valioso, y además una extremada sinceridad, una

acrisolada fidelidad a su visión, y la capacidad creadora de

comunicarla; el poeta mediano es también sincero consigo mismo,

pero su modo de experiencia no se levanta mucho sobre el nivel común

de los hombres, o no logra expresarse perfectamente; y el mal poeta es

el no sincero, el que simula, el que se adorna con plumas prestadas,

el que pretende hacer pasar el cobre por oro. Así también, el gran

crítico es el que capta en su integridad el mensaje poético y expresa

robusta y sinceramente su experiencia del poema; el crítico

mediano es el que, aunque hable con sinceridad, no llega a

penetrar en el mundo del poeta; y el mal crítico es el que tuerce, el

que agranda o achica, el que deforma, el que traiciona.

He dicho que, en mi opinión, el crítico genial es el que puede

captar y comunicar el mayor número posible de las infinitas


dimensiones que hay en toda gran obra literaria, el que más se acerca

a la intuición creadora del poeta en toda su riqueza y complejidad,

agotándola en todos sus sentidos. Por eso una de las cumbres de la
crítica literaria en lengua española es, para mí, el libro de Amado

Alonso sobre Residencia en la tierra de Pablo Neruda. Neruda nos
transmite una visión peculiar de la vida, y Alonso su visión de esa

visión. No le hace falta decir siquiera que el modo de experiencia de

Neruda es valioso, que es él uno de los mayores poetas de nuestros

tiempos; no hace propaganda: le basta con formular precisamente,

armoniosamente, lo que nosotros apenas balbucearíamos. Pero esta

crítica total, exhaustiva, agotadora, es la excepción. Lo común son
las críticas parciales. Parcial era hacia 1934, en España por lo menos,

la crítica según la cual García Lorca parecía no haber escrito más

que el romance de "La casada infiel". Y parcial también la crítica

gongorina anterior a Alfonso Reyes y a Dámaso Alonso, para la cual

Góngora valía por sus letrillas y obras ligeras, pero no por el

Polifemo y las Soledades. He aquí algunos otros tipos de críticas que
podríamos llamar parciales: la que da una simple información sobre la

obra, la que se detiene en lo puramente biográfico, la crítica histórica (la

historia literaria, por ejemplo, pone juntos a Lope de Vega y a un

pésimo dramaturgo como Matos Fragoso), la crítica que estudia a los

autores en función de otros autores o de las ideas de su época, la que

descubre particularidades lingüísticas, la que explica pasajes oscuros, la

que revela las influencias sufridas por el poeta, la que analiza el

vocabulario, la versificación, los recursos estilísticos, las imágenes

por sí solas, la que se detiene en el contenido ideológico, filosófico,

ético, social, etcétera. La enumeración de estas críticas parciales no
tendría fin. Casi todas están presentes en un libro como el ya citado de

Amado Alonso, pero su grandeza no está en la acumulación de ellas,

sino en la visión totalizante. Cierto es que, por lo común, debemos

contentarnos con críticas más o menos parciales, o, mejor dicho, con

esos elementos de la crítica. Porque el crítico, como el poeta, no da
más de lo que puede dar.

Muchos de esos "elementos de la crítica" o "críticas parciales"

se fijan en los valores extraestéticos o se guían perjuicios aliterarios.

O sea que, en tales casos, no se puede hablar en rigor de crítica

literaria. Conviene insistir en esto. Hay muchas apreciaciones sobre
poetas y escritores en las cuales hay ciertamente crítica, pero falta la

referencia a lo literario. Uno de los primeros juicios sobre la poesía en

el mundo occidental es el que hace Platón en su República. No hay

para qué citarlo aquí. Todos sabemos que Platón rechaza la literatura

por ser mentirosa y perjudicial. Juzga, pero sus criterios no son literarios,

sino intelectuales, éticos, políticos. ¿Demostró Platón que

Hornero o Sófocles eran artísticamente malos? No. Si acaso,

demostró que su lectura era dañosa en el Estado que él soñaba.

También Menéndez Pelayo hace crítica, pero no crítica literaria, cuando

desdeña ciertas obras de Juan de Valdés con la peregrina explicación de

que "la lengua castellana no se forjó para decir herejías", o cuando

condena malhumorada y tajantemente esa extraña obra maestra que es

la Lozana andaluza por su franqueza sexual tan sin tapujos. Los
críticos marxistas de ahora suelen condenar de manera igualmente

tajante a los escritores que no se refieren a determinados aspectos

sociales. Y un sacerdote católico, en el último número de cierta revista

mexicana, viene a decir más o menos que los poemas que él escribe,

rebosantes de sentimiento religioso, son mejores que Muerte sinfín de
José Gorostiza, porque éste es un poema ateo.

La crítica literaria, por supuesto, tiene que manejar

criterios extraestéticos, precisamente porque en las obras literarias

suele haber valores exíraliterarios. ¡Cuántas dimensiones hay en

Dante, en Shakespeare o en Cervantes que no son de orden puramente

estético! La comprensión total de Dante —y eso es ante todo la

crítica: comprensión— incluye también la comprensión de su

filosofía, de su cosmología, de su religiosidad, pero ninguna de estas

cosas constituye por sí ia grandeza de Dante. Una novela de Pérez

Caldos, Doña Perfecta, trata del problema de la intolerancia y el

oscurantismo; en nuestra apreciación total de Doña Perfecta tiene que

intervenir, pues, la apreciación de ese problema; pero si éste fuera el

único criterio, el libro de Galdós no se distinguiría de dos

insignificantes novelas que hacia la misma época, y sobre el mismo

tema, escribieron otros dos españoles, un tal G. de Villarminio y don

Gumersindo de Azcárate. Podemos añadir que para comprender

mejor a Pablo Neruda, sobre todo al Neruda posterior a Residencia en

la tierra, podría ser útil acudir no sólo al libro de Amado Alonso, sino

también a las críticas marxistas, las que subrayan y desnudan su

"mensaje" social.

La crítica de los autores del pasado es, en muchos sentidos, más

fácil que la de los contemporáneos. Tenemos en ella una perspectiva

adecuada y discernimos con bastante claridad el grano de la paja y lo

literario de lo aliterario. Matos Fragoso, en sus tiempos, pudo ser

preferido a Lope de Vega; pero no en los nuestros. Así también,

sabemos que Virgilio vale, desde el punto de vista literario,
infinitamente más que Cicerón; que un poema de Hólderlin vale

estéticamente más que toda la obra de Fichte, por grande que sea la

importancia filosófica de Fichte, y un solo soneto de Sor Juana más

que todo cuanto escribió Sigüenza y Góngora.

Pero hasta la crítica de los autores del pasado raras veces es

total. No hay crítica que, en un momento dado, haga plena justicia a

todas las dimensiones, a todas las intuiciones creativas de un autor o
una obra. Un crítico de los méritos de Me-néndez Pelayo menospreció

los grandes poemas de Góngora y alabó en cambio a muchas

modestas medianías de fines del siglo XIX.

El crítico ideal es, en efecto, una entelequia. El crítico real es
un hombre de su época, y participa necesariamente de los ideales

estéticos, sociales, filosóficos de su tiempo: de las infinitas

dimensiones de la obra literaria toma sobre todo aquellas que

concuerdan con el espíritu de su siglo. Así, pues, para un hombre de

nuestros días la litada no es, no puede ser, lo que fue para la
Antigüedad, lo que fue para el Renacimiento, para el siglo de Boileau,

para los tiempos de Goethe o para fines del siglo XIX: cada época ha

visto en ella, válidamente, aspectos distintos. Los cambios de

apreciación pueden observarse a veces en un mismo crítico: Dámaso

Alonso, después de sus estudios entusiastas y reveladores sobre

Góngora, declara ahora: "De 1927 a 1948 mucho ha variado nuestro

concepto del arte. Lope y Quevedo, sin duda, son hoy [...] los poetas del

siglo XVII que están más cerca de nuestro corazón".5

Estas consideraciones tienen que llevarnos a pensar en las

limitaciones de la crítica literaria: la crítica no es una ciencia exacta

y fría. Y en la crítica de los contemporáneos se hacen sentir más aún

esas limitaciones, a causa del estrechamiento del enfoque. El

mismo Sainte-Beuve se permitió desdeñar a tres de sus más

grandes contemporáneos (Stendhal, Balzac y Baudelaire), quizá

por pereza, quizá por imposibilidad de adaptar su visión a modos

artísticos desusados. En cambio, los críticos contemporáneos de

Campoamor veían fielmente reflejados los ideales de su tiempo y de

su sociedad en los versos de ese hombre que para nosotros casi no

merece llamarse poeta, y lo juzgaban, con absoluta honradez, como

"Shakespeare, Hornero y la Biblia, todo uno".

Sin embargo, no por esas limitaciones debe renunciar la crítica a

su misión. Y creo que la misión más urgente de la crítica, aquí y ahora,

en el México contemporáneo, es justamente discriminar lo valioso de

lo menos valioso, precisar lo que es poesía y lo que es chapucería.

"El crítico debe o debería indicar al público cuáles son las

auténticas obras literarias, debería apartarle de las groseras

simulaciones. Más aún: le debería explicar, en lo posible, la índole y la

fuerza de la intuición estética suscitada por cada obra" (Dámaso

Alonso). La tarea no es fácil; pero el crítico, digámoslo así, tieneque apostar, tiene que comprometerse. Pero apostar honradamente, y
comprometerse con la verdad, es decir, con los valores auténticamente

literarios.

En resumen:

1. La crítica literaria es una comprensión más clarividente de

la obra literaria. Significa un aumento de conocimiento intuitivo. Si la

literatura es vida, la crítica es un aumento de vida.

2. La crítica más alta es la que comprende y transmite la

totalidad de las dimensiones de la obra, y éste es el ideal a que debe

acercarse el crítico.

3. Las críticas parciales (la biográfica, la histórica, la lingüística,

la ideológica, etcétera) no se sostienen por sí: son sólo

elementos, más o menos valiosos, de la verdadera crítica literaria.

4. En el fondo, la crítica literaria está unida por mil hilos a

5 A Borges le sucedió lo contrario que a Dámaso Alonso: en los últimos años de su vida
no fue ya Quevedo. sino Góngora. su poeta español preferido. (Nota de 1993.)


disciplinas extraestéticas, y el más breve e incompleto fragmento de

lírica representa, en su ritmo y en su imagen, la expresión de una

relación determinada con el mundo. Pero esta relación, por sí misma,

no es la que determina la calidad literaria.

5. La crítica de los contemporáneos es más difícil e infinitamente

más expuesta a error que la crítica de los autores del pasado.

Pero el crítico tiene que cumplir de todas maneras su misión. El

juzgar a los contemporáneos tiene algo de apuesta, pero es preciso

hacerla, con la mayor honradez posible.

Hasta ahora no me he referido en concreto a la crítica literaria enMéxico. Ello se debe a que creo en la universalidad de la crítica. Su
esencia, sus necesidades, sus peligros, son aquí los mismos que en

todas partes. Hablar de los problemas de la crítica en general es

hablar de los problemas de la crítica en México. Me parece

conveniente, sin embargo, señalar escuetamente los principales

defectos y escollos de la crítica literaria entre nosotros. Son, en mi

opinión, los siguientes:

1. El dilettantismo. El crítico no se improvisa, porque no es un
lector ordinario. El crítico debe tener no sólo una sensibilidad más aguda,

sino también una experiencia mucho más rica, mayores conocimientos

de teoría literaria y lecturas muchísimo más amplias de lo escrito

ahora y en el pasado, en México y fuera de México.

2. El nebulismo. Me refiero con esta palabra a la nebulosidad e
imprecisión de gran parte de la crítica mexicana, a su falta de rigor

y concreción. La crítica, como muchos han observado, suele quedarse

en el aire, en conversaciones del café, en chismes de la calle o del

círculo de amigos. Y la misma crítica escrita suele estar tan llena de

eufemismos, de circunloquios y frases vagas, que nada le dice al

lector. El crítico debe tener el valor de ser honrado. Debe

comprometerse y cumplir el compromiso contraído con la literatura.

3. El doctrinarismo. El primer compromiso de la crítica literaria,

vuelvo a repetir, es su compromiso con la literatura. La literatura es

un valor sustantivo, no una cobertura de algo que sería "lo que de

veras vale la pena". El enfoque de la crítica literaria no debe ser,

pues, el mensaje, el contenido social, filosófico, político o religioso de

la obra. (No es absurdo pensar en la posibilidad de que la poesía de

Gorostiza sea inferior, en efecto, a la de su crítico católico; pero la

razón no podría ser la presencia de lo religioso en los poemas de este

último, sino la mayor intensidad de los valores creativos y expresivos,

la cual debería demostrarse.)

4. El cuatachismo. La llamada crítica literaria de muchas de
nuestras revistas no es más que una excelente organización de

elogios mutuos, como alguien la ha bautizado, con frase feliz.

Manifestar simpatía por el autor, elogiarlo, no es hacer crítica

literaria (como tampoco manifestarle antipatía o insultarlo). El

crítico debería tener en cuenta que la mejor manera de servir a sus

amigos es hacer juicios sinceros de sus obras. Los poetas y los

críticos mexicanos deben concebir la crítica literaria como la libertad

de ayudarse e iluminarse unos a otros.




Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo


cartelandia.com" /a> Galería gratuitas de carteles antiguos.



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· Cumbres Borrascosas
· Más Acerca de Técnica literaria
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Técnica literaria:
estructura y desarrollo del cuento


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Técnica literaria





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.45 Segundos