wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 15 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4645286
impresiones desde julio 2007

 Entrevista a Teresa Andruetto

Entrevistas y noticias actuales
¿Cómo definiría su programa integral de escritura?

Se trata de una pelea con las formas. De una materia cruda que va en busca de cocción estética. En ocasiones el buceo en los distintos géneros se da porque no puedo resolver lo que busco por un camino y entonces me cruzo a otro, pero también puede suceder que un asunto, aun habiendo sido ya escrito, siga pretendiendo otros cauces. ¿Ejemplos? Muchos: un episodio de infancia convertido en un poema de Kodak, el poema de Kodak convertido en cuento ilustrado para los más chicos, el mismo episodio como base de reflexiones en torno a la escritura para leerlo en un encuentro de poetas, fragmentos de ese mismo texto ingresando como reflexiones de la protagonista de la novela inédita Lengua Madre. Cosas así me suceden con frecuencia. Pero tal vez el ejemplo más claro es el de Enero y Los rastros de lo que era. Había un asunto (la relación víctima/victimario) en el que quería explorar, hice unas anotaciones para un cuento pero no lograba encontrar la escena (para mí la escena, la conjunción de tiempo/espacio/punto de vista, es medular en un cuento) desde la cual narrar esos hechos. Después de mucho tiempo pensé que el encuentro entre ambos podía suceder en un bar, muchos años más tarde, cuando todo había pasado, el opresor no ejercía como tal y ella ya no era su prisionera, para que pudieran verse los aspectos más complejos de esa relación. Como me costaba resolverlo, pensé que tal vez funcionaría mejor como una obra de teatro y empecé con lo que luego titulé Enero. Desde ahí, pude ver otras cosas, volver renovada al cuento y terminarlo. Después, en esa vocación de "no desperdiciar nada", tenía el borrador de una obra y trabajé hasta cerrarla.

Se trata de una pelea con las formas. De una materia cruda que va en busca de cocción estética. En ocasiones el buceo en los distintos géneros se da porque no puedo resolver lo que busco por un camino y entonces me cruzo a otro, pero también puede suceder que un asunto, aun habiendo sido ya escrito, siga pretendiendo otros cauces. ¿Ejemplos? Muchos: un episodio de infancia convertido en un poema de , el poema de Kodak convertido en cuento ilustrado para los más chicos, el mismo episodio como base de reflexiones en torno a la escritura para leerlo en un encuentro de poetas, fragmentos de ese mismo texto ingresando como reflexiones de la protagonista de la novela inédita Cosas así me suceden con frecuencia. Pero tal vez el ejemplo más claro es el de y . Había un asunto (la relación víctima/victimario) en el que quería explorar, hice unas anotaciones para un cuento pero no lograba encontrar la escena (para mí la escena, la conjunción de tiempo/espacio/punto de vista, es medular en un cuento) desde la cual narrar esos hechos. Después de mucho tiempo pensé que el encuentro entre ambos podía suceder en un bar, muchos años más tarde, cuando todo había pasado, el opresor no ejercía como tal y ella ya no era su prisionera, para que pudieran verse los aspectos más complejos de esa relación. Como me costaba resolverlo, pensé que tal vez funcionaría mejor como una obra de teatro y empecé con lo que luego titulé . Desde ahí, pude ver otras cosas, volver renovada al cuento y terminarlo. Después, en esa vocación de "no desperdiciar nada", tenía el borrador de una obra y trabajé hasta cerrarla.
El mozo trae una botella de agua mineral. Ella le ve bajo la axila una aureola y siente asco; también por la rejilla grasienta y la mesa con quemaduras. Después escucha unos pasos y recuerda el ruido de botas que venían por los corredores hace tiempo, y también el sudor helado que le brotaba con sólo oírlo. Aunque no es más que una palabra lo que ese hombre dice a sus espaldas, Iris lo reconoce: ha seguido oyendo en sueños esa voz y la reconocería donde fuera. Además, Antoine le ha dicho que dormida repite con insistencia un nombre y ella sabe que es ese nombre.


ANTOINE: ( triste )...Por las noches, cuando me desvelo...

IRIS: (molesta) ¡No! ¡No es verdad!.

: (molesta) ¡No! ¡No es verdad!.
ANTOINE: ( sigue con lo suyo, más triste )...Estás dormida y hablas ... ¿Con quién estás en el sueño...? ¿Quién te visita, iris? ¿ Qué te hace?

: ( sigue con lo suyo, más triste )...Estás dormida y hablas ... ¿Con quién estás en el sueño...? ¿Quién te visita, iris? ¿ Qué te hace?
IRIS: ( más molesta, infantil ) No. No es verdad, no lo recuerdo, no es verdad, no puede ser.

: ( más molesta, infantil ) No. No es verdad, no lo recuerdo, no es verdad, no puede ser.
ANTOINE: ( más triste aún, por momentos desesperado, se acerca a donde ella está )... ¿Qué

: ( más triste aún, por momentos desesperado, se acerca a donde ella está )... ¿Qué
haces mientras duermes?... ¿ Qué te hace...? ¿Qué te hizo, amor mío? ¿Qué te hizo? (pasa de

la tristeza a la ira ) ¡Qué te hizo...! ¿Qué te hizo Iris? ¿Qué hiciste con él? ¡¿Qué?! ( la

zamarrea) ¿¡Qué!?

  
Cómo construye su plan de trabajo.


: ( triste )...Por las noches, cuando me desvelo... : (molesta) ¡No! ¡No es verdad!.: ( sigue con lo suyo, más triste )...Estás dormida y hablas ... ¿Con quién estás en el sueño...? ¿Quién te visita, iris? ¿ Qué te hace?
Tengo compromisos de trabajo agendados en lo que hace a acompañar los libros que ya publiqué (presentaciones, encuentros con lectores, asistencia a ferias), o en lo que respecta a sentar opiniones/reflexiones sobre la propia escritura, sobre la escritura de otros o sobre ciertas cuestiones teóricas (ponencias, pequeños ensayos, prólogos), porque esa es una tarea que por lo general hago "a pedido". ¿Un ejemplo? Trinidad Blanco me pide unas reflexiones acerca de la influencia de Cesare Pavese en mi escritura, la revista La Intemperie una columna acerca de cómo atraviesa mi escritura la política, la Universidad Nacional del Litoral que participe en una mesa sobre el canon en la literatura infantil, Susana Romano estas reflexiones en el marco de sus Itinerarios, y así. Pedidos de ese tipo suceden todo el tiempo y a veces suponen – por su cantidad o porque tienen fecha de entrega- un agobio, sin embargo tiendo a tomarlos (es como un vicio) porque me convocan a pensar en ciertas cuestiones del oficio. Son, por una parte, una sucesión de pequeños obstáculos (que me pongo o que acepto que otros pongan) al "puro deseo de escribir" (ese continuum de escritura que es la utopía de todo escritor) y por la otra enriquecen la escritura que persigo porque me llevan a reflexionar sobre el hacer de los otros y especialmente sobre mi propio hacer. También hice de este modo dos libros sobre talleres de escritura, diversos escritos sobre la poesía de otros poetas, un libro de conversaciones con Andrés Rivera que está en proceso e infinidad de proyectos más breves. Se trata de aventuras que por lo común emprendo con otros, que en general se ocupan de la escritura de los otros, y que siempre siento como derivaciones, desprendimientos o interrupciones, con respecto al proyecto central de escritura.

A diferencia de lo que sucede con este tipo de trabajos, en lo que respecta a la escritura de narrativa o poesía, lo que yo llamaría "la escritura misma/ la pura escritura", el tronco y no las ramas como dice Cuqui, jamás escribo con fecha de entrega, sencillamente porque eso no funciona para mí. Tampoco escribo con el compromiso previo de darlo a tal o cual editorial. Necesito sentir la libertad de tirar todo al canasto si no me gusta. O de dejarlo en un archivo durante años, como me sucede con frecuencia. Sí es verdad que me pongo mis propios plazos (este verano quiero terminar la novela o cosas así), pero entonces –aunque soy bastante exigente- el compromiso es sólo conmigo.

¿Existe un plan dentro del género?

Nunca anoto propósitos ni objetivos, ni temas a trabajar, ni argumentos a seguir, y generalmente al comienzo de un proyecto de escritura no tengo mucho más que una imagen muy fuerte y el deseo de explorar qué pasa en un/unos personajes en relación a esa imagen. Pero hay/sucede una suerte de plan, sí, aunque no se trata tanto de una planificación sino más bien de unn cauce que a partir de cierto texto toma la imaginación. Podría dar ejemplos: en algun momento surge un primer borrador de un primer poema (Arroz con alcachofas, de Palabras al rescoldo, o la primera versión del poema Pavese, del libro del mismo nombre, o Hamaca en Kodak) e inmediatamente (se me) aparece la idea de una serie: poemas sobre comidas/poemas como foto-escenas de la propia vida/poemas-relatos en torno al padre biológico y al que se quisiera padre literario...). También me ha pasado eso con ciertos proyectos narrativos: El anillo encantado y Huellas en la arena, son una serie de cuentos que retoman el género maravilloso, La mujer vampiro, una serie de cuentos de miedo, Todo movimiento es cacería una serie de cuentos con mujeres. Escribo uno, después aparece otro, en algun momento pienso que podría hacer un conjunto de cuentos o de poemas de ese tipo y me vuelvo más receptiva a esos asuntos y a esas formas. Es decir, se me aparece pronto la idea de conjunto, de libro. Me parece que así, bajo esa modalidad suelen trabajar los artistas plásticos. Se trata de un camino de exploración (la serie puede tener que ver con lo formal o con lo temático o con ambos aspectos) que no se agota en un solo texto, que tiene su tiempo de existencia en mí y después se diluye como interés de escritura. En la narrativa ha persistido además a lo largo del tiempo y de lo escrito el interés por el mundo de las mujeres. Eso puede verse en Tama, en los cuentos de Todo movimiento es cacería, en La Mujer en Cuestión y en una novela inédita que se llama Lengua Madre. También en Kodak y en Beatriz. Mujeres de distinta generación y la relación entre ellas, las relaciones entre madres e hijas, la relación entre las mujeres y la palabra, las traiciones domésticas, la búsqueda del amor, los prejuicios, la incomprensión, la solidaridad o la maledicencia, y algo que siempre me atrae y desconcierta: las diversas miradas que se puede tener sobre un mismo asunto, la relatividad de todo, la imposibilidad de conocer nada de un modo absoluto. Todo eso forma parte de un mundo del que puedo extraer "material" cuantas veces quiera, porque es el mundo al que pertenezco y entonces mirar en sus personajes ha sido también un intento de comprender. En La Mujer en Cuestión, en el cuento Los rastros de lo que era y en la novela inédita Lengua Madre aparece también la última dictadura, como una derivación temática de mi preocupación por la vida de las mujeres. En este caso, explorar acerca de lo que sucedía en esos años de la historia argentina como condicionante del hacer o no hacer, del decir o el no decir de muchas mujeres.


¿Qué búsquedas y experimentaciones le interesan?

La voz narrativa, incluso si se trata de poesía, es uno de los aspectos de la escritura que más me interesa y, desde ya, el aspecto formal que, a mi juicio, exige mayor refinamiento: la posibilidad de ser otro, de ser desde otro, de un modo verosímil. Ese travestismo de la mirada es algo que está íntimamente ligado a aquel núcleo de interés al que me refería antes: lo relativo de toda verdad, la imposibilidad de alcanzar una certeza que sea a la vez propia y del otro. Creo que se puede ver una voz muy diferente a la mía personal en la narradora de Veladuras:

Me llamo Rosa, como le digo. Y mi hermana se llama Luisa. También mi abuela se llamó Rosa. Rosa Mamaní. Y crió solita a mi padre, lo que se dice sola. Lo tuvo, dicen, de un hombre que pasaba, que la preñó y siguió de viaje; de paso iba y así siguió, y ni siquiera un nombre, ni el apellido siquiera le dejó a mi padre. Era un hombre blanco, dicen, por eso mi padre es mezcla; pero mi abuela no, ella era colla pura, verdadera.

Todo esto que le cuento pasó antes, antes que mi padre se fuera a la ciudad, antes que empezara como portero en la escuela que está en el bajo, más allá del canal de riego y trabajara ahí. Antes de todo, digo, cuando vivía mi abuela y era joven y pasó por acá un hombre que iba al norte, más hacia el norte de La Quebrada dicen que iba, para Bolivia, para el lado de Santa Cruz dijo mi abuela, y entonces la preñó, y así nació mi padre.

 
Y quizás de un modo más sutil en las voces de madre e hija que conversan, en el poema Visita, de Kodak:

Hoy vino mi madre a visitarme/y caminamos las dos por estas calles./Hablamos de mi hermano,/de los hijos, de las chicas del Sur,/de mi cuñado. Otra vez yo critiqué/al gobierno y ella dijo otra vez /"¡Es un país tan grande!". No quiere/ que me queje: "¡Este país generoso/ recibió a tu padre!" y rodamos las dos /hacia una zona de tristeza, en silencio,/ hasta que se detiene y dice: "Ayer/hice dulce de duraznos" y yo digo/ que hablaron de mi libro/ en el diario.


¿Podría hablar de la "caja de herramientas" de su programa de escritura?

Hay una serie de ideas que sostienen la escritura, sí y hay siempre una tensión muy fuerte entre seguir las formas y los géneros o romperlos. El policial en la Mujer en Cuestión, la novela "femenina" en Lengua Madre, el género maravilloso en El anillo encantado y en Huellas en la arena, lo arquetípico, la parábola, la literatura moralista en Solgo, en El árbol de lilas... Pero es en Lengua Madre donde lo literario como materia se hace más fuerte, porque se trata de una novela cuyo asunto es las palabras, la novela de una mujer cuyo trabajo es la literatura. Leo un fragmento:

Hay una serie de ideas que sostienen la escritura, sí y hay siempre una tensión muy fuerte entre seguir las formas y los géneros o romperlos. El policial en la , la novela "femenina" en , el género maravilloso en y en , lo arquetípico, la parábola, la literatura moralista en , en ... Pero es en donde lo literario como materia se hace más fuerte, porque se trata de una novela cuyo asunto es las palabras, la novela de una mujer cuyo trabajo es la literatura. Leo un fragmento:
Cuando le presentó el proyecto de investigación a su director, él preguntó las razones por las que había elegido Escritura de Mujeres. Hubiera podido hablar de cuando era chica y llegaban a la casa de su abuela las cartas de su madre, contarle que el cartero bajaba de su bicicleta con un bolso de cuero negro, que golpeaba las manos por sobre el tejido del patio, cubierto siempre de enredaderas, y sacaba de aquel bolso una carta para su abuela y otra para ella. Hubiera querido decirle cómo esperaba ella esas cartas, cómo golpeaba su corazón cuando lo veía, cómo había aprendido a medir el tiempo según lo que sucediera entre una carta y otra, cómo salían de aquellos sobres dibujos y tarjetas de colores y el olor de su madre impregnado en el papel, hubiera podido contarle cómo guardaba esos papeles durante días debajo de la almohada, hasta que el cartero llegaba otra vez. Hubiera podido contarle que memorizó por años aquellas palabras, fragmentos enteros, hasta que un día, de manera brutal, decidió olvidarlas, que no sabe a qué sitio habrá ido a parar lo que su madre escribió para ella, cartas que le gustaría leer ahora para cotejar con las que tiene frente a los ojos...pero prefirió hablar del androcentrismo en los estudios literarios, de cómo los diarios publican cada año artículos sobre los mejores escritores de la década o del siglo en los que no se incluye a una sola mujer... prefirió hablar de escritoras injustamente olvidadas o no reconocidas en su real valor, desde Rosa Chacel o Armonia Sommers o María Luisa Bombal, a María Messina o Gina Lagorio o Anna Kavan...ella tiene una lista extensa en la cabeza. No habló de Flannery O´Connor, ni de Mansfield, ni de Welty, ni de Ginzburg. Tampoco de Blixen, ni de Duras. Mucho menos de Yourcenar, porque todas ellas –mal que bien- han encontrado su espacio. Habló de otras, más oscuras, tanto más ocultas. Sin embargo, a la hora de proponerle a su director el tema, buscó un equilibrio: una escritora sí, una mujer, pero con un prestigio y una consideración ya instituidos, para que le fuera posible conseguir recursos. Y en esa negociación eligió a Doris Lessing.

Tiene un proyecto: saber si existe algo propio, femenino, en el modo de escribir de las mujeres. Detesta la palabra femenino, es una palabra tonta y odiosa. Una palabra cursi. Sin embargo, no encuentra otra que la reemplace. Suponiendo que eso exista y aparezca en la escritura, ella está estudiándolo en la obra de Lessing. Sabrá algo más sobre escritura cuando termine. O tal vez, y ahora le parece que es lo que le importa, algo más sobre las mujeres.

Tama es un libro que dejaría aparte: es mi primer libro y lo escribí sin mayor conciencia de la tradición en la que quería/podía inscribirme. En cuanto a Kodak y Stefano pertenecen al mismo mundo, son libros un poco hermanos en su elección de sencillez, transparencia, un cierto tono. Pero quisiera detenerme en Todo movimiento es cacería que es para mí la bisagra hacia todo lo demás. Nunca tuve con un libro tal sensación de esfuerzo al escribirlo. Hice cada cuento estirando a más no poder un oficio que no tenía, en un ejercicio de aprendizaje muy alto. Más allá de lo que pueda verse o parecerle a los otros, para mí, para la construcción del oficio, hay un antes y un después de ese libro. Mientras escribía esos cuentos –un proceso que duró alrededor de cuatro años- tenía en la cabeza a los cuentistas y los cuentos que más me gustan, los tenía como ambición de escritura, y leí mucho sobre teoría del cuento. Fue un trabajo paralelo a unos talleres sobre cuento que tuve durante años, en los que revisé de un modo profundo a Salinger, Onetti, Borges, Walsh, Conti, O´Connors, Rulfo, Felisberto Hernández, Mansfield, Di Benedetto, Lispector, Hernández, Carver, Capote, Hemingway, Faulkner, Chejov, para ver cómo resolvía cada quien el encuadre, el narrador, el suministro de información, la tensión, los finales...

es un libro que dejaría aparte: es mi primer libro y lo escribí sin mayor conciencia de la tradición en la que quería/podía inscribirme. En cuanto a y pertenecen al mismo mundo, son libros un poco hermanos en su elección de sencillez, transparencia, un cierto tono. Pero quisiera detenerme en que es para mí la bisagra hacia todo lo demás. Nunca tuve con un libro tal sensación de esfuerzo al escribirlo. Hice cada cuento estirando a más no poder un oficio que no tenía, en un ejercicio de aprendizaje muy alto. Más allá de lo que pueda verse o parecerle a los otros, para mí, para la construcción del oficio, hay un antes y un después de ese libro. Mientras escribía esos cuentos –un proceso que duró alrededor de cuatro años- tenía en la cabeza a los cuentistas y los cuentos que más me gustan, los tenía como ambición de escritura, y leí mucho sobre teoría del cuento. Fue un trabajo paralelo a unos talleres sobre cuento que tuve durante años, en los que revisé de un modo profundo a Salinger, Onetti, Borges, Walsh, Conti, O´Connors, Rulfo, Felisberto Hernández, Mansfield, Di Benedetto, Lispector, Hernández, Carver, Capote, Hemingway, Faulkner, Chejov, para ver cómo resolvía cada quien el encuadre, el narrador, el suministro de información, la tensión, los finales...
En cuanto a tradiciones, es difícil señalarlas porque seguramente está lo que uno quisiera ser y no es y lo que es sin advertirlo, pero Pavese sigue siendo una marca muy fuerte: el poema relato, la austera/esforzada/ culposa cultura piamontesa, también la idea o el deseo de escritura total (narrar, hacer poesía, escribir reflexiones, editar). No es exactamente él, es "lo piamontés" que en él alcanza un punto de altura, como escribí en unas reflexiones, hace poco:

No sé si es justo decir que encontrar a Pavese fue encontrar una influencia de escritura en mí. Creo que es más que eso, creo que sería más justo decir que encontrarme con sus libros me permitió comprender que la lengua que yo hablaba en casa, el castellano de mi casa y de mi gente, con sus coloraturas regionales, está atravesado, casi tanto como el italiano de Pavese, de una presencia piamontesa libre de ostentaciones y pintoresquismos. Que en su lengua impregnada de hondura, late gris, austera, la tremenda cosmovisión piamontesa del mundo que subyace en mis ancestros y que sostenida por el sustrato regional en que los suyos y los míos habitaron, nos alimenta y nos hermana.
Me gusta mucho la narrativa norteamericana del sur, que en muchos puntos refiere un mundo tan parecido al nuestro: los archinombrados Faulkner, y Hemingway también me gustan a mí, y Salinger, Capote, Welty, Mc Cullers, Katherine Anne Porter, y sobre todo y sobre todas Flannery O Connors. Y más acá Below, Cheever, Richard Ford, Carver... También los neorrealistas italianos, otra vez Pavese y Pratolini, Ginzburg, Levi, Vittorini... otros menos conocidos como Ana María Ortese, Gina Lagorio o María Messina y ciertos narradores de aquí y de allá que por razones diversas me apasionan como Berger, Duras, Sebald y especialmente Heinrich Böll.También la narrativa de los realistas argentinos que aparecen hacia la década del sesenta y construyen/narran "una zona": Di Benedetto, Hernández, Rivera, Puig, Saer, Walsh, Conti, Moyano –en algunos momentos de escritura he sentido con mucha fuerza la marca de Moyano-, Uhart, los cuentos de Heker y Valenzuela y otros narradores menos leídos hoy como Kordon, Rosenmacher, Amalia Jamilis, Marta Nos o más descentrados y más próximos generacionalmente, como Copi y el Perlongher narrador. Me gusta lo que hacen con el realismo, como lo miran del revés, esa mirada sobre el mundo de provincias, sobre la gente común. Sus preocupaciones, intereses y temáticas –a diferencia de los de la generación que los precede- son hermanos de los míos.

En la poesía, además del poema relato del que hablaba, me gusta mucho en líneas generales la poesía italiana del siglo XX, la dimensión ética de Montale especialmente, cierta poesía norteamericana cuya lectura me ha marcado como la de William Carlos William, Wallace Stevens o Sandburg, y la de mujeres como Jordan, Moore, Levertov... la uruguaya Circe Maia a quien releo desde hace años, ciertas preocupaciones (aunque en general no su forma estética) de la poesía sesentista argentina, y un largo buceo en los márgenes de la poesía argentina y muy especialmente en la poesía argentina de mujeres, en un afán de conocer la búsqueda de quienes me precedieron, de mis contemporáneas y de las que vienen llegando, que es la búsqueda también de lo escondido, de lo olvidado, de lo que permanece en los bordes.


¿Cómo definiría su relación con la crítica?

Mi relación con la crítica y lo académico es buena, muy buena diría. Soy una persona que valora especialmente el estudio, los trabajos teóricos, la reflexión sobre el hacer, y aunque no me dedico de un modo formal a esas cuestiones, me gusta leer ensayos y tengo cierta formación teórica. De modo que respeto profundamente el trabajo académico, la crítica, los estudios formales de literatura y la docencia. Soy el tipo de escritor que jamás diría que los críticos critican porque no saben escribir. Eso no es algo que me quepa a mí. Tengo alta conciencia del oficio y mucho respeto por los oficios. Eso por una parte. Por la otra, he sido afortunada porque se han hecho muchos trabajos críticos, estudios, sobre libros míos, especialmente sobre Stefano, Kodak y La Mujer en Cuestión. Se escribe y publica tanto que si un libro que hemos escrito llama la atención de un crítico es de agradecer.


¿Qué relación encuentra entre la escritura y su propia vida?

Los trabajos/ la vida tienen un peso enorme. Podría anotar dos frases que sintetizan lo que pienso: una de mi hija, Juana Luján, "pocas cosas de un poeta pueden esconderse de la poesia que hace". La otra del poeta Sergio Raimondi: "El verso existe porque en algún lado se vivió". Todo lo que uno vive/hace es de una importancia crucial para la escritura, hace la escritura o mejor dicho, la escritura se hace con eso. Hay una corriente que va desde el mundo y los oficios, hacia la escritura, porque ésta no nace de la nada sino de esa relación con lo/los que nos rodea/n. Así las lecturas y la escritura de lo que no es poesía, el dolor con respecto a ciertas cuestiones, la relación intensa con muchas personas que nada tienen que ver con el ambiente, el asombro ante lo mucho o lo poco que vemos y el trato con alumnos que en mi caso siempre ha estado muy cargado de afectos, van dejando su marca en lo que escribo.

tienen un peso enorme. Podría anotar dos frases que sintetizan lo que pienso: una de mi hija, Juana Luján, "pocas cosas de un poeta pueden esconderse de la poesia que hace". La otra del poeta Sergio Raimondi: "El verso existe porque en algún lado se vivió". Todo lo que uno vive/hace es de una importancia crucial para la escritura, la escritura o mejor dicho, la escritura con eso. Hay una corriente que va desde el mundo y los oficios, hacia la escritura, porque ésta no nace de la nada sino de esa relación con lo/los que nos rodea/n. Así las lecturas y la escritura de lo que no es poesía, el dolor con respecto a ciertas cuestiones, la relación intensa con muchas personas que nada tienen que ver con el ambiente, el asombro ante lo mucho o lo poco que vemos y el trato con alumnos que en mi caso siempre ha estado muy cargado de afectos, van dejando su marca en lo que escribo.
¿Qué entiende por escritor profesional? ¿Considera la escritura "un trabajo"?

Considero a la escritura un trabajo, en el sentido en que "da trabajo" hacerla y supone una disciplina, dedicarle tiempo. También, desde hace unos años, es un trabajo en el sentido en que me da ingresos. Sin embargo no me gusta la palabra "escritor profesional" porque aun cuando se esté trabajando en eso todo el día y se reciba dinero por derechos de autor u otras actividades aledañas, hay siempre –es muy interesante que lo haya, me parece- una cierta resistencia a la profesionalización, porque se trata de algo mucho más intenso que el oficio, aunque el oficio sea indispensable. La palabra "profesional" da cierta idea de "adaptado", "ajustado a lo que debe ser" y escribir implica justamente una lucha para sostenerse en un estado de permanente desadaptación interna, de permanente descentramiento y recolocación.

¿Qué valoración le merecen la palabra pública, el mercado?

Soy conciente de esa tensión entre hacer(me) pública y resguardarme de lo público. Me parece que todo escritor se coloca/conciente o inconcientemente/ en algun punto entre lo privado y lo público, lo interesante sería que la persona que el escritor es no reemplace a la obra ni se ponga por delante de ella, sino que acompañe a la obra. En lo personal, me interesan los otros porque la escritura es para mí un puente hacia esos otros posibles y en ese sentido me he visto recompensada, porque tengo un cuerpo de lectores que ha ido creciendo lentamente, que me ha seguido de un libro a otro de un modo que muchas veces me sorprende.



* Reflexiones en torno al programa de escritura, hechas a partir de una invitación de la Dra. Susana Romano Sued/Cátedra de Estética/Escuela de Letras/ Universidad Nacional de Córdoba. Argentina.




Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· poesia
· Más Acerca de Entrevistas y noticias actuales
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Entrevistas y noticias actuales:
La poesía es prosa con música


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Entrevistas y noticias actuales





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.38 Segundos