wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 15 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4808858
impresiones desde julio 2007

 El comentario de textos

Técnica literaria 
Alguien me pidió por aquí que le recetase una serie de normas para hacer un comentario de textos. Estaba yo rompiéndome la cabeza para redactarlas (tiendo a ser demasiado prolijo, a escribir libros enteros sobre estas cosas), cuando el sr. Dellwood Barker (corrijo la P que siempre suelo poner; tengo un problema con las bilabiales oclusivas: no distingo bien entre sordas y sonoras ) ha venido a resolverme la papeleta, redactando un buen texto acerca de la cuestión que nos ocupa. Así, que me he puesto manos a la obra, he sacado al amanuense y el pegamento, y tris-tras, lo he copiado y pegado aquí. Agradecedle a él que todavía haya personas pululando por la Red preocupadas por tratar de sacar estas disciplinas de la Universidad para dejarlas a nuestro alcance. Su razón social, en La Gaveta de el Aleph
FASES DEL COMENTARIO DE TEXTO


LECTURA, COMPRENSIÓN Y BORRADOR
Leer con atención todo el texto, apuntando, si existieran, términos confusos que debamos buscar luego en un diccionario, así como las dificultades lingüísticas, técnicas o culturales que nos pueda plantear la lectura, y que debemos resolver antes de volver a leer el texto, pero esta vez en busca de sus dos sentidos, el literal y el connotativo. Pero no confundir comprender con interpretar. Conviene leer el texto varias veces.
A partir de este momento es sumamente recomendable comenzar a anotar en borrador una especie de esqueleto de lo que luego será el comentario de texto propiamente dicho, pues una vez que tenemos el contenido podemos dedicarle atención al continente y presentar un comentario bien redactado, o lo que es lo mismo, ordenado, sin redundancias ni paráfrasis del texto a comentar, y sin faltas de ortografía. En un examen hay que saber organizarse en función del tiempo del que dispongamos. El comentario de textos literarios no se puede improvisar, la facilidad de comentar en un examen siempre está condicionada por la experiencia que hayamos adquirido previamente con la práctica constante. Sólo después de haber completado el esqueleto del comentario podemos pasar a redactar su presentación final de una forma positiva, pues en el borrador prestamos atención al análisis y en la redacción a la presentación formal, solucionando el problema de tener que analizar el texto a la vez que preocupándonos en cómo explicarlo.

1. LOCALIZACIÓN. Qué es el texto, quien lo escribió, cuando lo escribió.

Se trata de constatar, de forma externa, qué es lo que tenemos ante nosotros, qué es exactamente el texto que comentaremos. Se debe de localizar el texto en dos planos: como texto literario dentro de la Literatura, y como texto literario dentro de la Historia.

Para lo primero se debe precisar el género y subgénero literarios a los que el texto pertenece (prosa, lírica, épica, cuento, novela, etc) especificando brevemente sus características tipológicas, y si se trata de un fragmento o de un texto completo. Si se trata de un fragmento hay que tratar de decir a qué obra pertenece y cual es su situación estructural dentro de esa obra, así como el lugar que ocupa la obra en la producción general del autor. Conviene constatar estos datos no aplicando toda la teoría que sepamos, sino sólo en función de lo que tenga que ver con el texto. Todo lo que digamos de más es contraproducente para la nota. No podemos escribir 20 líneas, por ejemplo, sobre la lírica de Alfonso X si el texto es en prosa. Demostramos así que hemos estudiado los temas, pero que no sabemos hacer un comentario de texto.

Para lo segundo, la localización dentro de la Historia, se debe aportar el nombre del autor y la fecha en la que lo escribió, puntualizando, si la conociéramos, la historia del manuscrito y la transmisión del texto. Se relacionará el contenido del texto con el contexto histórico al que hace referencia, la escuela literaria a la que pertenece, con breve resumen de sus características, sobre todo de las que aparezcan en el texto a comentar. También es conveniente hablar de las fuentes e influencias que el texto ofrezca, aunque sólo si estamos seguros de no decir alguna barbaridad.

2. ETAPA DEL ANÁLISIS DEL CONTENIDO

De qué nos habla.
En esta fase del comentario hay que hablar, primero, del tema del que trata el autor, es decir, buscar la idea central que sintetice la intención del autor, y que no hay que confundir con el argumento. Se necesita aplicar una gran capacidad de síntesis y exige constatar su tendencia ideológica en función de los valores que regían en la época de composición -valores filosóficos, políticos y sociológicos- por lo cual es conveniente estar muy seguros de que hacemos el comentario con un previo conocimiento histórico de la época. Generalmente, los temas se restringen a una serie de tópicos literarios, -los topoi- como el ubi sunt, que recuerda y loa a personajes del pasado, o el tempus fugit, que reflexiona sobre el paso del tiempo, o el locus amoenus, que describe lugares amenos, o el carpe diem, que avisa sobre la necesidad de aprovechar las cosas. Hay, como todos sabemos, temas religiosos, temas paganos, temas sociales, amorosos, etc. Se puede hablar de si es un tema recurrente en el autor.

Una vez constatado y acotado el tema, hay también que hablar de qué forma el autor aborda el mismo, es decir, su actitud ante la realidad (narrativo-descriptiva, intimista, exhortativa, didáctica) así como la postura que adopte (irónica, lógica, fantástica, subjetiva, objetiva) y si lo hace de una forma realista/surrealista, idealista, impresionista, simbolista (seleccionemos las actitudes propias de cada época: en la Edad Media: realismo, idealismo, sátira, fabulística, relatos mágicos y maravillosos, sátiras... pero es difícil hablar de impresionismo o de surrealismo). Por último hay que decir cuál es el punto de vista del narrador (tercera persona limitada, tercera persona omnisciente, tercera persona observadora, que si es en primera persona se corresponden a primera persona periférica, primera persona central, primera persona testigo). También es conveniente hablar de si es un estilo directo, indirecto o indirecto libre. En la lírica hay que observar las actitudes del sujeto lírico: enunciación, apóstrofe o canción intimista.

Para terminar con la parte que atiende a qué nos dice, y como preámbulo al análisis de la estructura, hay que hacer un resumen de argumento constatando sus características más predominantes, como su tono pesimista u optimista, cómico o sombrío, características de los personajes y su desarrollo psicológico, si lo hubiera.

La estructura

El análisis de la estructura lo es sólo de la estructura del contenido, no de la forma, por lo que no conviene en este momento hacer un análisis métrico si el texto fuera en verso.

En toda estructura literaria hay un núcleo central y unos subnúcleos estructurales que se relacionan entre sí. El análisis estructural consiste en saber cuáles con esas relaciones. El esquema clásico es de introducción (protasis) + desarrollo (epitasis) + clímax (catastasis) + desenlace (catastrophe), y se distinguen fácilmente porque los contenidos de cada núcleo suelen estar divididos en segmentos o unidades (secuencias, capítulos, episodios, actos si es una obra dramática, párrafos, estrofas y frases que van tras puntos. Suele cambiar el tiempo de los verbos y por supuesto, la acción, así como el desarrollo psicológico de los personajes. También son de mucha ayuda los nexos introductorios de frases copulativas, conclusivas, explicativas, finales, pero sólo para acotar los límites estructurales, no para hacer un análisis sintáctico. A todos los términos que permiten a la acción pasar de la introducción al desarrollo y demás se les denomina metábasis. Pero no debemos olvidar que hay textos que no responden a cánones clásicos y que, por tanto, los elementos estructurales pueden sernos presentados en distintos tipos de organización, o incluso en desorganización total.

Modelos Estructurales
  • Analizante: A es A porque B, C, D
  • Sintetizante: A, B, C y D se resumen en X
  • Paralela: A es B como C es D
  • Simétrica: A, B, C, C’, B’, A’
  • Atributiva: A es B, aunque A1 sólo es A, B1 sólo es B
  • Interrogativa: A? A es B, C y D, (o A, B. C. D son A?)
  • Núcleos independientes: A es B, A es C, A es D
  • Reiterativa: A es A, B es A+A1, C es A+A2
  • Dependiente: del punto de vista: cuando A es B, A no es C por que C es D
  • Caótica: A es B, J M, pero M es R, V y X
Organización de los elementos estructurales

  • Lineal: esquema clásico de trama, nudo y desenlace. Puede ser abierta, si hay una serie de elementos que no ofrecen desenlace, o cerrada, si todos los elementos presentan un desenlace.
  • Convergente: Los elementos estructurales son muy variados y sólo nos quedan claros cuando llegamos al desenlace.
  • Concéntrica: A incluye a B, y B a C. En los exemplos de El Conde Lucanor se pasa de A a B para volver a A.
  • Inicio In medias res: como indica la expresión latina, a mitad de la cosa, no se empieza por la trama, sino en un momento dado del nudo, lo que generalmente implica la necesidad de narrarlo todo a través de la retrospectiva.
3. ANÁLISIS DE LA FORMA

Cómo se nos ha trasmitido el contenido

Llamamos recursos estilísticos, figuras retóricas, o tropos, a las diferentes manipulaciones lingüísticas que producen los efectos expresivos que el autor tiene a su disposición para trasmitir más eficaz y estéticamente el mensaje que nos quiere comunicar. En el análisis de la forma se estudian estos recursos.

La preferencia en el uso de una serie de recursos determinados define el estilo del autor. Es, por tanto, materia de análisis en la parte del comentario de textos que estudia la forma, que como sabemos se comenta según los distintos niveles del lenguaje, el fónico (que analiza, además, la métrica, si se trata de un poema); el morfo-sintáctico (que analiza la constitución de las palabras, el significante, sus relaciones gramaticales y los consiguientes efectos estilísticos o expresivos), y el semántico (que analiza el significado, sus traslaciones, transferencias y asociaciones).

A la hora de hacer un buen comentario de textos, el orden y la claridad expositora son esenciales, y en el análisis de la forma se debe respetar ese orden por niveles, no siendo nada aconsejable hablar de metáforas en el nivel fónico o de onomatopeyas en el nivel semántico. Todos los recursos estilísticos cumplen una función estética, por lo que no basta con inventariar las figuras retóricas que veamos en el texto, sino que hay que justificar su uso, en la medida de lo posible, en función del contenido. Del análisis de la forma podemos obtener un conocimiento más profundo del texto en cuestión y podemos agregar los nuevos conocimientos al borrador general para que la redacción del comentario sea impecable.

NIVEL FÓNICO (Analiza los aspectos sonoros de las palabras)

En esta etapa, primero, hay que buscar todas las peculiaridades ortográficas, fonéticas y fonológicas que tengan expresividad en el texto, además de comentar los efectos de las figuras retóricas basadas en el sonido, como la aliteración o la similicadencia. Si es un texto en prosa, debe buscarse su ritmo, que viene dado por bimembraciones y trimembraciones sintácticas, correlaciones, metricismos, etc. La estructura del texto también puede ofrecer ritmo por homosilabismo o la repetición de esquemas. También hay un ritmo de pensamiento. Si el texto es en verso, hay que hacer un análisis métrico, por lo cual se aconseja repasar algún manual básico de nociones de métrica española, con especial atención a los acentos, tipos de rima, etc.

NIVEL MORFOSINTÁCTICO (Analiza la presencia de determinadas formas gramaticales y las figuras basadas en las relaciones que hay entre las distintas frases)

Como en la anterior etapa, en esta sólo nos fijaremos en lo que es relevante para la comprensión del texto, como las peculiaridades de los sintagmas nominales y verbales. La presencia y ausencia de adjetivos es importante, porque si no hay, se crea un texto sobrio, de acción rápida, y si hay muchos es que nos encontramos ante una descripción. Además la expresividad puede matizarse por la posición antepuesta o postpuesta del adjetivo, hasta el extremo de que hay sintagmas que se llaman adjetivos absolutos porque el sustantivo queda como eclipsado por la expresividad del adjetivo. Lo mismo ocurre con los adverbios. Especial interés hay que poner en las conjunciones y nexos que introducen oraciones compuestas, todas las cuales forman el período.
Se termina esta etapa con la identificación del valor expresivo que encontremos en las figuras retóricas del nivel sintáctico.

NIVEL SEMÁNTICO (Analiza el significado de las palabras)

En esta etapa se analiza, primero, el léxico seleccionado por el autor, es decir, buscaremos arcaísmos, cultismos, neologismos, préstamos lingüísticos, vulgarismos, etc. Además hay que atender a la polisemia por su evidente ambigüedad e ironía, así como el análisis del campo semántico, conjunto de significados emparentados por una base significativa común.

Después, hay que analizar los cambios semánticos, los tropos, que pueden ocurrir de dos formas: cambio de significado sin cambio de significante, como la metáfora, y cambio producido por innovaciones lingüísticas y psicológicas, como el eufemismo.
Por último, se buscan las figuras retóricas relevantes para el análisis del texto.

4. CONCLUSIÓN Y SÍNTESIS

En las conclusiones conviene verificar las diversas hipótesis que se hayan ido formulando en las diversas fases del análisis, al tiempo que se puede confirmar la relación de los rasgos específicos del texto con el género literario correspondiente y con las tendencias literarias de su época (contexto histórico-literario). Hay que ser prudentes y evitar las opiniones personales gratuitas. Toda afirmación debe fundamentarse en el texto. Así que hay que ser muy prudentes si por ejemplo comentamos las posibles influencias que el texto comentado ejerce sobre obras literarias de otras épocas.No se olvide que un Comentario de textos es ante todo una explicación del mismo, y debe ser lo más objetiva posible.




Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo



Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo


cartelandia.com" /a> Galería gratuitas de carteles antiguos.



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· Cumbres Borrascosas
· Más Acerca de Técnica literaria
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Técnica literaria:
estructura y desarrollo del cuento


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Técnica literaria





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.26 Segundos