wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 9 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4575369
impresiones desde julio 2007

 Borges total

Textos de crítica
SUR, 9 de junio de 2006

Borges total

El próximo 14 de junio se cumplirán 20 años. Dos décadas después de su muerte, el escritor argentino sigue siendo uno de los mejores recursos literarios para dar rienda suelta a la imaginación

JUAN FRANCISCO FERRÉ

LA presencia de Borges en el canon de la literatura universal causa de inmediato tres efectos benéficos: primero, permite integrar el pasado de la literatura, incluso el más remoto, en los desarrollos más avanzados de la misma; segundo, impone el rigor de la inteligencia en la práctica de un arte como el narrativo que todavía muchos consideran intuitivo o espontáneo; y, tercero, destierra cualquier concepción estrechamente nacional o local de lo literario en favor de una literatura mundial concebida, según Gérard Genette, como el diálogo simultáneo de todas las obras de la historia en todas las lenguas posibles o imaginables. No es irrelevante, en este sentido, que su primera lectura del 'Quijote' fuera en una traducción inglesa, o que la broma más corrosiva gastada al 'Quijote' celebrado como monumento literario nacional provenga de su relato 'Pierre Menard, autor del Quijote', donde un poeta simbolista francés se decide a reescribir literalmente la novela de Cervantes.

Borges era un gran bromista erudito, un escritor de inmensa cultura a quien gustaba burlarse de las culturas humanas confrontando sus imágenes codificadas en el ambiguo espejo de la literatura. En muchos de sus cuentos Borges caricaturiza las señas de identidad de la cultura occidental, pero también socava los fundamentos de cualquier otra superstición religiosa, cultural o estética: tanto la cábala judía, el hermetismo platónico, el cristianismo o el ocultismo nórdico como el experimentalismo literario, las vanguardias, el nacionalismo o la estética modernista son objeto de su irónica irreverencia. Borges representa mejor que nadie en las letras hispánicas (donde esa figura resulta rara) el saludable modelo del iconoclasta ilustrado.

Vulnerable origen
La cuestión esencial no está, por tanto, en que Borges creyera o no que la teología era una tediosa desviación de la literatura fantástica, la filosofía un subgénero literario más, y la ficción un modo filosófico figurado; la cuestión fundamental planteada por Borges a todas las culturas consiste en el desvelamiento de su vulnerable origen (la mente humana, fuente de todos los errores y espejismos) y su función paradójica (la huida del mundo, el imposible acceso a lo real). Lo radicalmente borgiano, en consecuencia, no radicaría en los motivos un tanto tópicos que suelen alegar los discípulos más epidérmicos, sino en la ambiciosa reflexión que permite formular sobre el papel, los mecanismos y maquinaciones de la ficción en la cultura, la historia y la vida humanas. La función trascendental de las ficciones y artificios de Borges se funda, pues, en el reconocimiento de la condición retórica de cualquier relato, resaltar su carácter de ficción del lenguaje enraizada en la consustancial ficción del lenguaje que constituyen todos los sistemas simbólicos humanos.

La cuestión esencial no está, por tanto, en que Borges creyera o no que la teología era una tediosa desviación de la literatura fantástica, la filosofía un subgénero literario más, y la ficción un modo filosófico figurado; la cuestión fundamental planteada por Borges a todas las culturas consiste en el desvelamiento de su vulnerable origen (la mente humana, fuente de todos los errores y espejismos) y su función paradójica (la huida del mundo, el imposible acceso a lo real). Lo radicalmente borgiano, en consecuencia, no radicaría en los motivos un tanto tópicos que suelen alegar los discípulos más epidérmicos, sino en la ambiciosa reflexión que permite formular sobre el papel, los mecanismos y maquinaciones de la ficción en la cultura, la historia y la vida humanas. La función trascendental de las ficciones y artificios de Borges se funda, pues, en el reconocimiento de la condición retórica de cualquier relato, resaltar su carácter de ficción del lenguaje enraizada en la consustancial ficción del lenguaje que constituyen todos los sistemas simbólicos humanos.
En este combate crítico contra la cultura entendida como garante de los valores convencionales que sustentan el orden establecido, como supo ver Pierre Klossowski, la literatura de Borges se alinearía paradójicamente con el designio intempestivo del pensamiento de Nietzsche. En este sentido, la dimensión de simulacro y los juegos apócrifos de sus principales relatos suponen el recurso más eficaz empleado por Borges para desmantelar las categorías racionales con que los diversos poderes en ejercicio tratan de anular el poder subversivo de la literatura. En manos de Borges la literatura de ficción se transfigura no sólo en metaliteratura o metaficción, sino en el metalenguaje de todos los discursos, el código maestro que descifra y desarma los otros códigos. Y, por tanto, en el juego más serio al que pueda entregarse la inteligencia humana.

Filosofía conocida
Sin embargo, desde un punto de vista filosófico, los relatos de Borges no aportan nada que un buen lector no pueda encontrar en Leibniz, Schopenhauer, Platón, Plotino, los presocráticos o algunos gnósticos. Como en todo escritor creativo, las influencias, apropiaciones o préstamos, procedan de donde procedan, son en Borges mucho menos relevantes que su perfecta incorporación a un mecanismo narrativo que revela la impostura intelectual encubierta tras su paciente elaboración y su desolador contraste con el devenir y la vida, por no hablar de su perversa intersección mutua. En cualquier caso, los dispositivos y procedimientos ficcionales de Borges, a pesar del conservadurismo aparente de algunos de los postulados orales de su autor, serán siempre el mejor sustento para las aventuras más excéntricas y singulares del espíritu, el pensamiento o la creación. Una inteligente lección de heterodoxia.

Sin embargo, desde un punto de vista filosófico, los relatos de Borges no aportan nada que un buen lector no pueda encontrar en Leibniz, Schopenhauer, Platón, Plotino, los presocráticos o algunos gnósticos. Como en todo escritor creativo, las influencias, apropiaciones o préstamos, procedan de donde procedan, son en Borges mucho menos relevantes que su perfecta incorporación a un mecanismo narrativo que revela la impostura intelectual encubierta tras su paciente elaboración y su desolador contraste con el devenir y la vida, por no hablar de su perversa intersección mutua. En cualquier caso, los dispositivos y procedimientos ficcionales de Borges, a pesar del conservadurismo aparente de algunos de los postulados orales de su autor, serán siempre el mejor sustento para las aventuras más excéntricas y singulares del espíritu, el pensamiento o la creación. Una inteligente lección de heterodoxia.


Sobre algo que se llama literatura

YERRAN los que creen que la literatura es menos que la vida; se equivocan los que piensan que se puede prescindir de los libros; ya sé que estos dos errores son la opinión común y burdamente compartida por la inmensa mayoría de mis semejantes aunque yo, en el fondo, no les otorgue tan alta categoría. Desde mi lucidez de ciego me muevo por los pasillos de la biblioteca de Babel que es menor que la mía, la biblioteca que se guarda en los anaqueles de mi cabeza y de mi corazón y que tiene su principio y su fin en la primera letra de todos los alfabetos, la letra divina de la perfecta proporción.

De mi 'Historia Universal de la Infamia' se vendieron en un año 37 ejemplares, esos 37 lectores sí son mis semejantes, con ellos siento el latido de la letra en la página impresa y quiero creer que comparten ciertos principios sobre literatura en los que creo y que procuro practicar cuando tengo que construir una pieza más de mi mundo. Estoy de acuerdo con Samuel Johnson en que leer es un mecanismo capaz de hacernos olvidar el aquí y el ahora, que nos aleja de nuestra circunstancia personal, nos ennoblece y nos mejora; a eso debo añadir algo personal, el inmenso placer, privado, por supuesto, de poseer un libro. A eso añado yo, mejor, dos.

Me llegan tesis doctorales, trabajos de investigación de toda índole sobre mi obra. Me llaman la atención los que utilizan la metodología estructuralista. Creo que los que frecuentan este método y otros parecidos suprimen de un plumazo toda posibilidad de gozar estéticamente de un texto; todo lo reducen a un planito o a un cuadro sinóptico; una pena. Les mando notitas dándoles las gracias o no les contesto, según me da.

Estoy seguro de que cuando Amstrong puso un pie en la luna tuvo que sentir una gran exaltación, casi seguro que se emocionó mucho, pero eso no lo convierte en uno de los grandes escritores de nuestro tiempo, entre otras cosas, porque no escribe, mejor para él, pero dicho lo anterior que es cierto pero vulgar, volveré al asunto, no es un gran escritor porque la riqueza de la vida no está en las experiencias, por muy intensas que sean, y llegar a la luna tiene su aquel, la riqueza que se debe transmitir por medio de la palabra es el resultado de lo que se piensa sobre esas experiencias o de aquello en lo que las convertimos.

Un gran éxito de ventas, un millonario éxito de ventas, será siempre inferior a Virgilio. Este criterio hoy no se mantiene porque el relativismo lo ha invadido todo y la postmodernidad es época de cortos alientos y menores realizaciones, todo se vuelve débil, pero sigo creyendo que existen las obras maestras, sigo pensando que existe un canon y que a un telegrama de agencia no se le puede dar el mismo valor que a un diálogo de Platón.

Existe la buena y la mala literatura, nada más, no hay grados intermedios ni adjetivos que aligeren la responsabilidad de hacer un bodrio; por ejemplo, eso de literatura comprometida es como un ejercicio de equitación protestante.

Un historiador de la literatura puede ser muchas cosas pero nunca será un hombre de letras; precisamente por eso se tiene que inventar las escuelas literarias, para poder vivir, a veces, muy bien.

Las novelas no me interesan casi nada, mejor dicho, no me interesaron nunca, son demasiado artificiales, son hinchazón y fatuidad de la literatura que pretende vestirse de tiros largos para interminables cenas de apopléjicos, quitando a Joseph Conrad, por supuesto, sin embargo el cuento es un género espontáneo, o al menos, a mi así me lo parece.

El camino natural era pensar, crear, escribir y publicar; hoy, no, hoy se empieza por publicar y no es necesario más recorrido.


http://www.premiosliterarios.com


Una biblioteca increíble.



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· Literalia
· Más Acerca de Textos de crítica
· Noticias de odin


Noticia más leída sobre Textos de crítica:
RESEÑA DEL LIBRO: NUEVA POESÍA HISPANOAMERICANA


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Textos de crítica





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.20 Segundos