wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 13 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4785984
impresiones desde julio 2007

 La mala fama del buen humor

Textos de crítica
EL PAÍS, 5 de agosto de 2006

La mala fama del buen humor  

A pesar de que la risa es un atributo exclusivamente humano, la literatura de humor nunca ha gozado de reconocimiento. La tragedia, aristocrática y cercana al poder, siempre se ha considerado de mayor altura que la comedia, irreverente y popular. Con todo, clásicos como Cervantes, Quevedo o Rabelais serían incomprensibles sin sus gotas de ironía. En su estela están autores contemporáneos como David Lodge, Tom Sharpe, Saki, Jacques Prévert o Julio Camba

Moncho Alpuente

BABELIA


De izquierda a derecha, Enrique Jardiel Poncela, Tom Sharpe y Jacques Prévert
El hombre es el único animal que ríe dijo Aristóteles tras serias y profundas reflexiones, visto así el sentido del humor sería ese sexto sentido que distingue al homo sapiens, homo ridens, de las restantes especies zoológicas que se conforman con cinco. El sentido del humor, el humor, es inequívoca y fieramente humano, y profano. La risa olímpica de los dioses grecolatinos se entiende en cuanto los habitantes del Olimpo son algo más que divinidades antropomórficas y etéreas, suyas son todas las pasiones humanas aunque exacerbadas hasta el paroxismo. Dioses promiscuos y proteicos, hábiles en el disfraz y en el engaño que gustan de la carne mortal y de los placeres terrenales. Los dioses bromean pero más vale no hacer bromas con los dioses que prefieren ser contemplados e invocados en su faceta más seria e imponente. La tragedia es su género favorito, por ejemplar y edificante, la tragedia que les presenta como dueños absolutos de los destinos de los hombres, jueces terribles e inapelables, severos, aunque ingeniosos en la aplicación de las penas. La tragedia es aristocrática y piadosa, la nobleza y el clero la apoyan porque difunde su visión del mundo y consolida su papel de intermediarios e intérpretes entre los dioses y los hombres. La comedia es popular, irreverente y blasfema, y por lo tanto subversiva, no niega la existencia de las deidades, ni siquiera sus buenas intenciones, pero pone en solfa muchas de sus desafortunadas intervenciones en los asuntos humanos y a los humanos que les representan.


La mala fama del buen humor, que se ha propagado desde los tiempos de Aristófanes, es un prejuicio aristocrático y religioso que sigue gozando de buena salud en nuestros días. En la sección de humor de las grandes librerías son tan escasas como previsibles las obras de escritores de cierto renombre, calificar de obra humorística el libro, por hilarante que resulte su lectura, de un autor conocido que no se defina a sí mismo como humorista, es una velada descalificación que adscribe el texto a un subgénero literario de segunda clase. La frase de G. K. Chesterton, humorista británico, que no figura en la letra H de las librerías: "Lo divertido no es lo contrario de lo serio, sino de lo aburrido" se ha quedado en eso, en una de esas frases ingeniosas propias de la literatura humorística.

En un programa de TVE de los años setenta, el presentador, José María Íñigo, que entrevistaba a Mario Vargas Llosa con motivo de la publicación de Pantaleón y las visitadoras, le espetó, tras el inevitable preámbulo laudatorio: "Este libro suyo es una obra menor dentro de su producción, ¿no cree?". A lo que respondió el entrevistado: "Eso lo dice usted porque se ha reído mucho al leerla". Desde esa óptica reductora y corta de miras, hablar de literatura humorística, con referencias al Quijote de Cervantes y al Ulises de Joyce y destacar sus aspectos irónicos, satíricos y paródicos constituye una profanación, una provocación blasfema. "El humor", escribe Vladímir Jankélévitch en un ensayo dedicado a la ironía, "nos libra de nuestros terrores o nos priva de nuestras creencias", dos riesgos que ya advirtieron los tiranos y los sacerdotes de la Antigüedad clásica. Una sociedad sin terrores y sin creencias, sin temor de Dios ni del Estado desembocaría inevitablemente en la anarquía. La ironía le costó la cicuta a Sócrates y tiene sobre sus espaldas una larga nómina de asesinatos, cárceles y destierros. La ironía es lo contrario de la hipocresía, porque la ironía, volvemos a Jankélévitch, es una mentira que se autodestruye al proferirse.

El dios creador que comparten judíos, musulmanes y cristianos, estos últimos por partida triple, nunca estuvo para bromas, aunque algunos comentaristas heterodoxos interpreten como un rasgo de humor la encerrona que le tendió a su fiel Abraham cuando le exigió el holocausto de su hijo unigénito; tal vez, al ver que se lo tomaban tan en serio, decidió no reincidir. En el cristianísimo reino de España, pese a los santos y persistentes oficios de inquisidores y censores, siempre se dio bien el humor, del buen amor del Arcipreste de Hita, al cáustico humorismo de Quevedo, el único que figura en la sección H de las librerías, aunque sólo con sus obras más escatológicas, de las ingeniosas y jocosas peripecias de la novela picaresca, novela de novelas y matriz de narrativas a la virulenta sátira política decimonónica, pasando por los poetas festivos y cortesanos del XVIII.

De tan pródiga cosecha nacional, no recoge el poeta André Breton ni un solo ejemplo en su diccionario del Humor Negro, una omisión que bordea la amnesia surrealista, una omisión más ofensiva por venir de un país culto que rinde merecido homenaje y reconocimiento a Rabelais, y a Molière, y es la patria de Voltaire, de Jarry, de Prévert, de Boris Vian o de Raymond Queneau. El humor en Europa es inglés, del quijotesco Lawrence Sterne y del implacable Jonathan Swift, de Fielding, Thomas de Quincey, de Saki y de Woodehouse, Evelyn Waugh, David Lodge o Tom Sharpe. Humor frío, irónico y distante que habla con seriedad de las cosas pequeñas y bromea acerca de las grandes, otra vez Jankélévitch.

Si entre la realidad y nuestros ideales no interponemos un colchón de sentido del humor, nos volveremos fanáticos, dice Lin Yutang, sabio chino contemporáneo. Contra la hipocresía y el fanatismo, el humor sigue escribiendo hoy sus mejores páginas.


www.premiosliterarios.com




 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· Literalia
· Más Acerca de Textos de crítica
· Noticias de odin


Noticia más leída sobre Textos de crítica:
ALMAFUERTE. PROSA Y POESIA DE ALMAFUERTE


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Textos de crítica





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.31 Segundos