wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 11 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4575180
impresiones desde julio 2007

 Las ovejas descarriadas de Fidel

Otros textos sobre literatura
Las ovejas descarriadas de Fidel

Por J.G. /F.F. /M.M.

A inicios de los ’60, cuando los colores verde olivo asomaban entre compases de son y la rumba, un puñado de escritores e intelectuales se reunían privadamente a fumar habanos y preguntarse si la censura iba a ser una de las cartas que el Gobierno de Fidel sacaría cada vez que encontrara un verso o una estrofa sospechosa de contenido antirrevolucionario. Y las voces disidentes comenzaron a hastiarse de los barbones. Ahí estaban Reinaldo Arenas, José Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, Virgilio Piñera y un silencioso Heberto Padilla.

"Cómo soportar nuestra ineludible condición de esclavos; el hecho de haber nacido en el cacareo cerrado de una isla", registraba Reinaldo Arenas en su libro "Otra vez el mar", quien además describió la crudeza de sus años cubanos en la autobiografía "Antes que anochezca", llevada después al cine y protagonizada por Javier Bardem, quien encarna al poeta homosexual que, como tantos otros intelectuales cubanos, fue perseguido por el régimen castrista para terminar sus días en Estados Unidos.

Otro que apoyó en un principio la revolución fue Guillermo Cabrera Infante. A la llegada de Fidel, éste lo nombró ejecutivo del Instituto del Cine y subdirector del diario "Revolución" (actual "Granma"). Pero la amistad del autor de "Tres tristes tigres" con el Gobierno duró hasta la censura a un cortometraje de su hermano. El narrador partió al exilio en Londres, donde murió hace un año y medio.

"RATAS INTELECTUALES"

La situación que marcó el inicio del divorcio entre la intelectualidad y el régimen castrista fue el famoso discurso a los intelectuales del 30 de julio de 1961, donde Fidel se despacha la que sería su máxima para relacionarse con los pensadores: "¿Cuáles son los derechos de los escritores y de los artistas revolucionarios o no revolucionarios? Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, ningún derecho". El horno no estaba para bollos y en medio de esta atmósfera estalló el mentado "Caso Padilla". Era 1968 y el poeta Heberto Padilla obtuvo el principal galardón literario de la isla, concedido por la Unión de Escritores y Artistas Cubanos. El libro se llamaba "Fuera de juego", y su contenido le valió el encarcelamiento a su autor, quien fue torturado y obligado a retractarse en un histórico discurso conocido como "la autocrítica".

Castro tuvo que callar por primera vez y soportar el desencanto generalizado respecto a las costumbres de su mandato. Sesenta artistas y escritores firmaron una carta de apoyo a Padilla, entre ellos Jean-Paul Sartre, Marguerite Duras, Alberto Moravia, Pier Paolo Passolini, Juan Rulfo, Mario Vargas Llosa, Octavio Paz e incluso Julio Cortázar, quien luego seguiría encabezando la fila de los elegidos de la revolución.

Mientras Fidel llamó a sus compatriotas disidentes "las ratas intelectuales", el caso sirvió para que éstos comenzaran a sacar la voz ante los artistas que llegaban a la isla. Ahí fue cuando Lezama Lima, otro de los escritores cubanos que partió apoyando el régimen, le dijo a Jorge Edwards, el chileno enviado a restablecer las relaciones políticas con Cuba a principios de los ’70: "¿Has visto que nos estamos muriendo de hambre?". Jorge Edwards afirmó luego de estar sólo tres meses en la isla: "El caso Padilla estuvo a punto de ser mi propio caso".

Pero quien no sería una "rata intelectual", a pesar de sus cavilaciones, es el Premio Nobel José Saramago. Hace tres años, este defensor del Gobierno de Cuba y amigo personal de Fidel, luego de las ejecuciones y el encarcelamiento de disidentes que se produjeron a esa fecha, afirmó que "Cuba me ha defraudado". Seis meses después se retractaría, y esta semana, luego de saber de la salud del "Comandante", le mandó saludos solidarios a la patria caribeña.

"CUBA SÍ, YANQUIS TAMBIÉN"

La salida de Edwards de la isla fue sellada con la publicación de "Persona non grata", libro que le costó el ostracismo de la izquierda como de la derecha, además de pasar a encabezar uno de los volúmenes más detestados por Fidel. En su reedición, aparecida hace dos semanas por Alfaguara, el escritor agrega el epílogo "La doble censura", donde señala: "No faltó el intelectual o seudointelectual que me acusara de haber recibido cheques de la CIA por escribir el libro".

De los escritores que le negaron el saludo, el que más le dolió a Edwards fue el de Julio Cortázar, contrario al apoyo de Octavio Paz, Vargas Llosa y de Cabrera Infante, quien en una misiva le dijo: "No hay delirio de persecución ahí donde la persecución es un delirio".

Otro caso memorable fue el de Nicanor Parra, quien en 1970 debía viajar a La Habana para formar parte del jurado del concurso literario de la Casa de las Américas. Pero paralelamente el antipoeta recibió una invitación para participar en un encuentro de poesía en Washington. Era plena guerra fría, y la cosa ardía en Camboya y Vietnam.

El autor de los artefactos ya había escrito "Cuba sí, yanquis también". Pero el 15 de abril, Parra instalado en EEUU, fue invitado a la Casa Blanca. Ahí apareció Patricia Nixon, esposa del Presidente, y lo invitó a un té. Un mes después le retiraron la invitación a Parra desde Cuba. La izquierda chilena y mundial se le fue encima.

Don Nica, después de haber apoyado la Revolución Cubana y la Unidad Popular, terminó declarando su independencia: "Hasta cuándo van a seguir fregando la cachimba, yo no soy derechista ni izquierdista, yo simplemente rompo con todo". A su llegada al país, el antipoeta volvió a hacer sus clases en la U. de Chile, y producto de la indiferencia del respetable público se sentó en una banca con un cartel que decía "Doy explicaciones". LCD

www.premiosliterarios.com



cartelandia.com" /a> Galería gratuitas de carteles antiguos.



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· literalia
· Más Acerca de Otros textos sobre literatura
· Noticias de odin


Noticia más leída sobre Otros textos sobre literatura:
Stevenson, Dumas y Dostoievski inmortalizaron la crueldad


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Otros textos sobre literatura





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.18 Segundos