wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 11 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4729461
impresiones desde julio 2007

 La literatura rompe fronteras que la clase política se empeña en l

Entrevistas y noticias actuales
MÁLAGA HOY, 17 de septiembre de 2006

antonio muñoz molina. escritor
"La literatura rompe fronteras que la clase política se empeña en levantar"


El autor de 'El jinete polaco' y 'El invierno en Lisboa' presenta su primera novela tras su etapa al frente del Instituto Cervantes en Nueva York. 'El viento de la Luna' lleva los relatos iniciáticos norteamericanos a su Mágina alquiler" href="http://www.cumbresborrascosas.net/" target="_self">rural y mítica con la llegada del hombre al satélite en 1969 como trasfondo. El académico de la Lengua revela algunas claves de su obra y sus inquietudes más terrenales PABLO BUJALANCE

málaga. Para la conversación, Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956) no desdeña ningún tema. Como en sus libros, la literatura se convierte en puente eficaz para abordarlo todo. Con las palabras justas.
–¿Ha regresado usted a Mágina en El viento de la luna, o ha regresado Mágina a usted?

–De Mágina yo casi nunca me voy, narrativamente hablando. Es el espacio imaginario en el que se articulan casi siempre las ficciones que invento. Lo que ocurre es que a veces no la nombro, pero está ahí: es la ciudad de Plenilunio, o la que aparece en Sefarad. La novela, que es un arte de la síntesis, se beneficia de los tiempos muy comprimidos y de los espacios muy cerrados: por eso sucede en sólo cinco días.

–¿Qué más de autobiográfico tiene esta novela con respecto a sus anteriores libros?

–El origen de las experiencias que se cuentan en una novela, su cercanía o su distancia con la vida del autor, no tiene mucha importancia. Lo importante es lo que el escritor hace con esos materiales. Es evidente que el protagonista se parece a mí, pero lo que lo define como personaje es el lugar en que describe con su mirada el mundo en el que sucede la historia y la historia misma: yo quería contar el tránsito de la infancia a la adolescencia, del paraíso de la niñez a la aspereza de la vida adulta, cargándolo con un significado más amplio que es el del choque entre la sociedad alquiler" href="http://www.cumbresborrascosas.net/" target="_self">rural y el mundo moderno, entre el peso del pasado y la ilusión o el espejismo del porvenir, y también, muy importante, la lucha de una conciencia racional que empieza a formarse contra el oscurantismo religioso.

–La crítica ha comparado la obra con Philip Roth y Salinger. ¿Se siente identificado?

–Roth es muy importante, desde luego, sobre todo en la manera de convertir en ficción el propio ambiente familiar y de reflexionar sobre la relación entre un hijo y su padre. Pero me importaba mucho aprender la lección de pureza expresiva de Antonio Machado, o la de la poesía americana, tan precisa en su capacidad de nombrar las cosas y tan limpia de retórica. Poetas como Robert Frost y William Carlos Williams han sido muy importantes en la escritura de esta novela. Y Josep Pla también, con su amor por el mundo visible y tangible.

–¿Cree que existen suficientes vínculos entre la literatura norteamericana y la europea?

–Mucho antes de que existiera la globalización la literatura ya era global, al menos la mejor: las influencias literarias viajan muy rápido, las contaminaciones son muy fértiles y rompen todas las fronteras de lenguas y países. La clase de fronteras que la clase política más inepta se obsesiona por levantar. Hay algo que a mí me influye mucho de una cierta tradición literaria y hasta periodística americana, que es el afán de claridad y el recelo hacia la retórica. Un escritor de verdad no tiene fronteras en su deseo de descubrir nuevos modelos, pero también es verdad que los anglosajones viven más aislados del resto del mundo que nosotros.


–Si en Sefarad el exilio era el eje de la Historia, ¿es El viento de la Luna el retrato del exilio interior?

–El exilio, el desarraigo y la sensación de estar de sobra están presentes en casi todo lo que escribo. Pero por algún motivo ese es un tema medular en la literatura: piensa que casi todas las ficciones europeas proceden de la Odisea, el relato de una tentativa de volver del exilio.

–Y de recuperar al padre, como El viento de la Luna.

–Así es. La Odisea no sólo es la historia de Ulises, sino la de Telémaco, que sale al mundo para buscar a su padre. Eso indica una profunda necesidad psicológica de tratar con esa figura. Empiezas a entenderlo más cuando, sin dejar de ser hijo, te conviertes en padre tú mismo. Si yo no hubiera tenido hijos que han salido ya de la adolescencia probablemente no habría sabido reflexionar sobre la relación entre el padre y el hijo en mi novela. Uno aprende de su padre, lo convierte en héroe, luego derriba al héroe, lo recobra… Te pasas gran parte de la vida dándole vueltas a esos asuntos. Tener un buen padre es uno de los privilegios mayores de la vida. Yo tuve una suerte enorme con el mío. Murió hace dos años y medio y lo echo de menos todos los días.

–Con respecto a lo iniciático, ¿cree que los libros leídos en la adolescencia influyen más que los disfrutados en otras épocas?

–Soy un lector muy apasionado, y los libros nuevos que descubro a veces me influyen con una hondura que no es inferior a la que podían tener en la adolescencia. Este último invierno leí a Joseph Conrad y a Shakespeare, y el entusiasmo que sentía no era inferior al de los quince años. El protagonista de la novela tiene una mente más racional que la mía en esa época. A mí me gustaban las historias de apariciones de extraterrestres. Twain y Verne sí fueron lecturas decisivas para mí. Aunque también Sinuhé el egipcio, que tenía partes muy verdes. Poe me entusiasmaba, y casi cualquier historia de ciencia-ficción.

–¿Qué agentes han tomado el relevo de los curas maestros de El viento de la Luna y pasan hoy por iluminadores cuando en realidad someten el conocimiento?

–Los pedagogos y los políticos, empeñados con éxito en difundir la ignorancia, de manera que la gente pueda ser dócil y manipulable. La vencedora ideológica de la Guerra Civil fue la jerarquía católica, y se empleó a fondo en sacar provecho de su victoria. El desastre de ahora es más doloroso porque se hace en nombre de la igualdad y del progresismo. La educación es el mayor fracaso de la democracia española.

–¿Ha pensado en una posible adaptación cinematográfica?

–No me preocupa mucho. Los libros son de sus autores y las películas de sus directores, y además el cine español no atraviesa en un momento de gloria. Yo he tenido una suerte relativa con las adaptaciones de mis libros, pero, a la larga, lo que cuenta es que el libro dure o no dure, y en eso no suele influir el cine.

–¿En qué medida va a seguir ligado a Nueva York?

–Nueva York es parte de mi vida, como Madrid y Úbeda. Allí tengo muchos amigos, trabajos que hacer y lugares a los que regresar. Me gusta alternar la vida entre Nueva York y España. Me hace bien, me mantiene despierto y sereno y me permite alejarme de esa absurda bronca sectaria en que la clase política y en muchos casos mediática ha metido al país, y que tiene la característica de que las energías se gastan en crear problemas que antes no existían y en no resolver los problemas reales.

–A tenor de los últimos sucesos relacionados con Günter Grass, ¿está usted seguro de que lo contó todo en Ardor guerrero?

–Hombre, hacer la mili en infantería, en el País Vasco, en la época más incierta de la Transición y en medio del terrorismo más sanguinario no era precisamente un regalo, pero es mucho peor alistarse o que lo alisten a uno en las SS. Ardor guerrero intentaba ser un ejercicio escrupuloso de sinceridad. Hasta conté la cantidad absurda de porros que fumábamos, tontería enorme muy de la época…




Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· poesia
· Más Acerca de Entrevistas y noticias actuales
· Noticias de odin


Noticia más leída sobre Entrevistas y noticias actuales:
La poesía es prosa con música


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Entrevistas y noticias actuales





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.34 Segundos