wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 7 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4790002
impresiones desde julio 2007

 Literatura, premios y amigos

Boletines informativos de premiosliterar
ABC CASTILLA Y LEÓN, 2 de noviembre de 2006


FERNANDO CONDE

En 1998 el fallo del premio Goncourt, uno de los más prestigiosos de las Letras Francesas, se convirtió en una gran sorpresa con olor a chamusquina. Todas las apuestas se habían fijado en la obra de Michel Houellebecq, «Las partículas elementales», un texto que mira el mundo y lo disecciona sin complejos desde una perspectiva extraña de izquierda culta, y que está editado en España por el Círculo de Lectores.

Sin embargo y contra todo pronóstico, aquel año el galardón recayó en una escritora poco conocida pero bien apadrinada. Paule Constant y su «Confidencia por confidencia» iban de la mano de la editorial más influyente y poderosa del mundo galo: Gallimard. Y eso bien vale, como París, un premio... ¿o era una misa?

El caso es que me ha venido a la memoria este episodio por dos razones: la primera es que la semana pasada el diario «Le Figaró Litteraire» publicaba un artículo interesante sobre la necesidad de lavarles la cara -y algo más, digo yo- a los premios literarios. No resultaba, al parecer, muy normal que en Francia dos tercios de los grandes premios concedidos en el último siglo -Goncourt, Renaudot, Médicis, Interallié, etc- hubieran ido a parar a las caballerías de Gallimard. Pero aún resultaba menos normal y honorable que las tres cuartas partes de los jurados que fallaron dichos premios hubieran publicado sus propias obras bajo ese mismo sello editorial. Olía demasiado a un «todo queda en casa» apestoso y provinciano. En cuanto a la segunda de las razones, se debe a que hace unos días un amigo escritor, con tan buena pluma como escasa fama, me preguntaba por los Fray Luis de León, premios que se dan por estas tierras y se dotan con generosidad casi fraternal. Me decía algo así: «Tú que conoces cómo anda ese patio, ¿sabes si los Fray Luis son premios de encargo, de los de «jurado amigo» -cito textualmente- o, por el contrario, son premios como Dios manda, de los que sólo valoran la calidad literaria y nada más?».

Como no lo sabía, probablemente porque este patio de vecindad no me es tan conocido como mi amigo se piensa, no pude contestarle más que con vaguedades e intuiciones. A un servidor la pomada literaria de los premios regionales se le escapa, a pesar de lo que le han contado. Un servidor, como mucho, de vez en cuando se unta un poco de Vips Vaporú y les endilga a ustedes algún artículo sobre literatura; pero de lo demás, «rien de rien», que cantaría Edith Piaff.

Y es que sobre los premios literarios se ha escrito mucho. Precisamente hoy, segundo día de noviembre y resaca de difuntos, se reedita en Francia la obra «La cuisine des prix» (La cocina de los premios) de Jacques Brenner. Se trata de la quinta entrega de unas memorias muy particulares en las que Brenner, escritor, crítico, asesor literario y director editorial de algunas de las más grandes firmas del papel francés, airea los trapos sucios sobre este mundillo en el que también hay tráfico de influencias, prevaricación, maletines, cambalaches y recalificaciones literarias bien remuneradas. En España esa labor, la de explorar en las tripas del mundillo de los premios, la emprendió Sergio Vila-Sanjuán hace un par de años en su «Pasando página», aunque en este caso la obra quizá era más valiosa por lo que apuntaba que por lo que decía. Pero todavía está por morirse quien en este país se atreva a levantar la alfombra y sacudirla contra el aire. Les aseguro que serían muy pocos los cachemires que se iban a quedar prendidos al paño.

Pero por lo que se ve, poceros, asesores, escribientes, listos, listillos, jueces y jurados literarios con precio «francofábrica» ya forman parte inextirpable de ese siglo XX problemático y febril, en el que quien no llora no mama y quien no afana es un gil, que decía Julio Sosa en aquel inmortal tango. ¡Qué razón tenía! No obstante lo cual, a mi amigo el escritor le animé a presentarse; no vaya a ser que aquí seamos distintos y no nos hayamos enterado, algunos.




Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· premiosliterarios
· Más Acerca de Boletines informativos de premiosliterar
· Noticias de odin


Noticia más leída sobre Boletines informativos de premiosliterar:
la literatura post boom latinoamericano


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Boletines informativos de premiosliterar





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.30 Segundos