wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 9 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4785762
impresiones desde julio 2007

 JUAN GELMAN

Entrevistas y noticias actuales
CLARÍN, 2 DE DICIEMBRE DE 2006

EXCLUSIVO: DIALOGO INTIMO CON JUAN GELMAN EN ESPAÑA

"Se pueden escribir poemas, pero hacer poesía es mucho más difícil"

Multipremiado, a los 76 años dice que nunca tiene en claro lo que está escribiendo. En tanto, acumula material para un nuevo libro y revisa la fuerza de sus obsesiones

Juan Carlos Algañaraz MADRID. CORRESPONSAL

Juan Gelman camina por la Gran Vía madrileña con una cierta sonrisa. No parecen abrumarlo las infernales bocinas, las sirenas de patrulleros, ambulancias y bomberos, los pitidos como puñaladas de policías frenéticos. Todo envuelto en la fragancia de la nafta y la polución. Es que Madrid, mi piace, explica el argentino ante el periodista mal agestado.


Con toda su poesía publicada aquí, el poeta siempre es bienvenido en España y, sobre todo en Madrid. Quizás eso endulza lo desapacible del entorno. También es cierto que Gelman está muy contento con que su admirado colega español Antonio Gamoneda haya ganado esta semana el Premio Cervantes del que fue Jurado.

A los 76 años, el autor de Gotan está en el mejor momento de su repercusión internacional como uno de los más grandes poetas contemporáneos. Ha recibido dos distinciones recientes y particularmente importantes: el Premio Poesía Civile que se otorga en mayo en la ciudad de Berchilli (Piamonte) y la Medalla de Oro "Isidro Falabella" que todos los años concede en octubre a una personalidad extranjera la Facultad de Derecho de la Universidad de México por su entrega a la defensa de los derechos humanos, la justicia y la paz.

—El Premio Poesía Civil reconoce a una poesía vinculada a la historia y a lo social lo cual es infrecuente...

—Subrayar la poesía de contenido social, político, en este mundo que desdeña esos vínculos, me parece de particular importancia. Lo que se ha olvidado es que poesía política o social se hace desde el inicio de la poesía. Para no hablar de Homero, Dante o Shakespeare que es el que ha escrito mejor sobre el tema del poder en sus tragedias históricas. Y lo más reciente: Neruda, Vallejo.

—¿Por qué Latinoamérica está reinvindicando al escritor en la Torre de Marfil?

—Cuando se produce la revolución cubana surgen una cantidad de poetitas que escribieron loas en panfletos que nunca fueron poesía. Eso les permitió desacreditarlos a los de La Torre de Marfil porque, efectivamente, eso no era poesía. Sin embargo, hubo poetas que trataron el tema muy bien. En definitiva, el único tema de la poesía es la poesía. Se puede hablar de todo. Lo mismo pasa con el amor. Hace 26 siglos que de la extraordinaria Safo sólo se conservan tres poemas completos y algunos fragmentos. Hasta la fecha se deben haber escrito millones de poemas de amor, la inmensa mayoría de los cuales no le llega a Safo al tacón de la sandalia. El asunto del poema no es la cuestión sino la poesía. En este sentido, me parece importante el Premio de Poesía Civile. El recortar los temas que tienen que ver con la historia y la sociedad como campo prohibido para la poesía es mutilar sus posibilidades. Suponen que la gente es tonta y no lo puede admitir porque ofende su buen gusto.

—Para emplear una expresión suya: ¿qué le está escribiendo por estos días la poesía?

—Estoy escribiendo poesía pero no se para donde va. Es cosa de ella, no se queja, no cuesta plata, los versos no piden de comer que es lo poco que tienen a favor como dice un poema que anda por ahí. Es muy difícil definir lo que estoy haciendo... Estoy tratando de escribir para ver de qué se trata. Cuando uno lee lo que hizo es cuando tiene una idea aproximada de la obsesión que lo lleva a escribir. He escrito unos cincuenta o sesenta poemas que están inéditos. No se si todavía son un libro... El tema de un libro es el tono, la atmósfera de una obsesión que a lo mejor se terminó pero a lo mejor no. Porque, el libro se hace solo pero llega un momento en que el poema dice hasta aquí y basta.

—¿Y hay que parar o seguir?

—Bueno, se corren dos peligros. Uno es suponer que la cosa se terminó y después ocurre que no. Me pasó con El país que fue será. Después de considerarlo cerrado, envié el manuscrito a la editorial, pero luego llegaron cinco poemas que tenían que ver con eso. Llame a la Editorial pero era tarde, el libro estaba impreso. Y a veces se te va a la mano. Como la escritura de determinada obsesión te permite, te obliga, a adquirir nuevos instrumentos expresivos llega un momento en que el dominio de esos instrumentos puede empujar a seguir escribiendo aunque el motivo que los creo haya desaparecido. Eso es lo que yo llamo La Maquinita.

—¿ Que pasa cuando se da cuenta que le ha dado por demás a "La Maquinita"?

—En el libro anterior, como le dije, me paso lo contrario. En otros, me paso que me excedí. Cuando el libro reposó y esos poemas descansaron, me di cuenta y los he quitado. Por ejemplo, escribí un libro llamado Anunciaciones durante mi exilio en París. El entusiasmo no era muy grande. Escribí por demás pero me di cuenta y lo quité.

—¿Cómo se presenta la obsesión, tiene parecidos con otras anteriores o es muy distinta?

—Cada nuevo empuje que te da una obsesión para escribir es diferente. No son iguales. Siempre se presentan los mismos interrogantes, las mismas dificultades, las misma perplejidades. Es un trabajo. Es algo que Pavese explicaba muy bien. Si se hiciera un gráfico se podría decir que en la coordenada vertical la obsesión está en cien y la horizontal, la expresión, está en cero. Pero, además, esta juntada con los instrumentos de la expresión anterior que ya no sirven, dificultan. Entonces a medida que se va escribiendo, la adquisición de la expresión que esta nueva obsesión exige va ascendiendo en el gráfico. En esa escritura se va agotando la obsesión, hasta que llega un momento en que las dos líneas se cruzan, la de la expresión en ascenso y la de obsesión en descenso. Es después de ese cruce cuando se escriben los poemas más felices. La obsesión esta exangüe y en cambio la expresión esta en su punto más alto. Es ahí donde hay que parar.

—¿Le ha pasado el sentir la obsesión, y de pronto no encontrar los medios expresivos?

—La que empuja, la que empolla los medios expresivos, es la obsesión misma.

—¿Y si en medio de una obsesión llega otra?

—Eso ocurre, como no. Es incontrolable. En mi caso, he seguido la más urgente, la que más me apremiaba. Pueden coexistir. Todos los momentos son muy difíciles en la poesía. Pareciera que para poder escribir lo que se necesita es la abolición del mundo. Que nada interfiera, que nada moleste. Eso es imposible. Puede suceder algo, un acontecimiento, emociones, que influyen. El contenido de un poema esta en su ejecución, en las palabras con las que se ejecuta. De manera que yo nunca tengo claro lo que estoy escribiendo. Esto no es una virginidad fingida. Es, apenas, la verdad.

—¿El hecho de estar en un momento de su vida de gran madurez, como incide en las obsesiones, en sus medios de expresión?

—¿Usted se refiere a mi edad?

—Sí, lo confieso.

—Por supuesto, tiene mucho que ver. Los años no vienen solos aunque ¿quién diablos les pidió que vinieran? Ya el cerebro no da para tanta memoria. A veces, ocurre que el desinterés se confunde como si fuera la sabiduría. Pero, esa clase de sabiduría franelea con la indiferencia. Hay cosas que siguen siendo importantes. Con el tiempo lo superfluo, lo que uno considera superfluo, lo deja a un lado. Las energías no son las mismas por un lado y por el otro hay una mayor concentración del interés en las cuestiones que uno considera que son mas importantes. Lo que estoy haciendo ahora creo que es expresarme con una síntesis cada vez mayor. Me plantea dificultades más grandes que cuando el desborde te lleva a cualquier lado. No se si los medios expresivos aumentan o disminuyen. Son otros, más difíciles. La poesía es inaferrable. Se pueden escribir poemas pero la poesía es mucho más difícil.




Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· poesia
· Más Acerca de Entrevistas y noticias actuales
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Entrevistas y noticias actuales:
La poesía es prosa con música


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Entrevistas y noticias actuales





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.19 Segundos