wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 16 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4729020
impresiones desde julio 2007

 Andahazi, contra el clero literario

Entrevistas y noticias actuales
PERFIL, 19 de enero de 2007

Andahazi, contra el clero literario

Desde el retiro del Premio Fortabat a su novela El anatomista en 1996, es el gran best seller nacional. Tras recibir el Premio Planeta 2006 por El conquistador, el autor cuenta cómo Gabriel García Márquez lo hizo sentir "un discípulo". A continuación, sus confesiones sobre el oficio de escribir


Federico Andahazi nació en Buenos Aires en 1963. En octubre de 1996 su novela El anatomista obtuvo el Primer Premio de la Fundación Fortabat. Pero a Amalia Lacroze de Fortabat le pareció que la historia del médico italiano que habría descubierto el clítoris no contribuía "a exaltar los valores más elevados del espíritu humano". Finalmente, el autor recibió 15 mil pesos pero no la distinción. En el ’97, cuando el libro fue editado, resultó un enorme éxito comercial. Luego publicó, entre otros, Las piadosas, El secreto de los flamencos, La ciudad de los herejes y El conquistador, con el que obtuvo el último Premio Planeta.

—¿Cuál es el primer libro que recuerda haber leído?
—Los recuerdos remotos suelen ser falsos; sin embargo, me atrevería a afirmar que fue un cuento infantil japonés: Momotaro. Su protagonista respondía a las características típicas del héroe clásico. Momotaro era un niño nacido del interior de un durazno hallado por un matrimonio de ancianos, que más tarde, convertido en un joven samurai, derrotó a los demonios que sometían a los habitantes de una isla. Encuentro en Momotaro el modelo de los héroes de mis propios libros. Tal vez El conquistador sea una suerte de reescritura de aquel bellísimo cuento que leí hace cerca de 40 años.

—Los recuerdos remotos suelen ser falsos; sin embargo, me atrevería a afirmar que fue un cuento infantil japonés: Momotaro. Su protagonista respondía a las características típicas del héroe clásico. Momotaro era un niño nacido del interior de un durazno hallado por un matrimonio de ancianos, que más tarde, convertido en un joven samurai, derrotó a los demonios que sometían a los habitantes de una isla. Encuentro en Momotaro el modelo de los héroes de mis propios libros. Tal vez El conquistador sea una suerte de reescritura de aquel bellísimo cuento que leí hace cerca de 40 años.
—¿Cuál es su autor favorito vivo?
—Cuando a los escritores se los interroga por su autor predilecto mencionan, invariablemente, a un colega muerto. Hace algunos años tuve el privilegio de conocer a Gabriel García Márquez. Tal vez, antes de aquel encuentro, hubiese vacilado en mencionarlo. Pero aquel diálogo me hizo entender qué significa un maestro:aquel que está dispuesto a transmitir un saber. En el curso de aquella conversación, García Márquez me hizo sentir un discípulo.

—Cuando a los escritores se los interroga por su autor predilecto mencionan, invariablemente, a un colega muerto. Hace algunos años tuve el privilegio de conocer a Gabriel García Márquez. Tal vez, antes de aquel encuentro, hubiese vacilado en mencionarlo. Pero aquel diálogo me hizo entender qué significa un maestro:aquel que está dispuesto a transmitir un saber. En el curso de aquella conversación, García Márquez me hizo sentir un discípulo.
—¿Qué libro se llevaría a una isla desierta?
—Para ser franco, no sé a quién se le ocurrió la insufrible y remanida idea de la isla desierta. No iría a una isla desierta por propia voluntad y, si un desgraciado naufragio me llevara a una, lo último que desearía sería un libro, a menos que fuese un manual de supervivencia.

—Para ser franco, no sé a quién se le ocurrió la insufrible y remanida idea de la isla desierta. No iría a una isla desierta por propia voluntad y, si un desgraciado naufragio me llevara a una, lo último que desearía sería un libro, a menos que fuese un manual de supervivencia.
—¿Cuál es el último libro que leyó o está leyendo?
—Los autores somos esclavos de nuestra escritura. En este momento tengo diseminados en distintos lugares de mi casa los tomos de la Historia Universal de Veit Valentin, Biografía del Caribe de Germán Arciniegas y las Tradiciones peruanas de Ricardo Palma.

—Los autores somos esclavos de nuestra escritura. En este momento tengo diseminados en distintos lugares de mi casa los tomos de la Historia Universal de Veit Valentin, Biografía del Caribe de Germán Arciniegas y las Tradiciones peruanas de Ricardo Palma.
—¿Qué libro reciente no pudo terminar de leer?
—Estambul, de Orhan Pamuk. Conservo un recuerdo mágico de aquella ciudad y desde las primeras páginas del libro sentí una decepción que, temí, se hiciera extensiva a mi memoria. El familiar relato de Pamuk les quita a mis recuerdos la belleza de lo distinto.

—Estambul, de Orhan Pamuk. Conservo un recuerdo mágico de aquella ciudad y desde las primeras páginas del libro sentí una decepción que, temí, se hiciera extensiva a mi memoria. El familiar relato de Pamuk les quita a mis recuerdos la belleza de lo distinto.
—¿Qué libro quisiera releer pronto?
—No soy Stiller, de Max Frish. La he releído varias veces y en cada lectura me parece superior. Diría que es, acaso, la mejor reescritura de El proceso, de Kafka. Pero existe otro motivo que me lleva a ella una y otra vez: no me explico por qué el autor decidió el final más obvio. Sin modestia: yo lo hubiese escrito de otro modo.

—No soy Stiller, de Max Frish. La he releído varias veces y en cada lectura me parece superior. Diría que es, acaso, la mejor reescritura de El proceso, de Kafka. Pero existe otro motivo que me lleva a ella una y otra vez: no me explico por qué el autor decidió el final más obvio. Sin modestia: yo lo hubiese escrito de otro modo.
—¿Cuándo escribe?
—Todo el tiempo.

—Todo el tiempo.
—¿Quién debería ser el próximo Nobel?
—No lo sé ni me importa demasiado. A diferencia de lo que ocurre en el deporte, donde el desempeño es cuantificable, pasible de objetivación y calificación, en materia de arte nadie puede elevar su índice esclarecido para decir qué autor es mejor. Eso sería moralizar, dogmatizar y canonizar la literatura. Abomino de la academia y me opongo al clero literario en cualquiera de sus formas.

—No lo sé ni me importa demasiado. A diferencia de lo que ocurre en el deporte, donde el desempeño es cuantificable, pasible de objetivación y calificación, en materia de arte nadie puede elevar su índice esclarecido para decir qué autor es mejor. Eso sería moralizar, dogmatizar y canonizar la literatura. Abomino de la academia y me opongo al clero literario en cualquiera de sus formas.
—¿Cuáles son sus rituales o supersticiones a la hora de escribir?
—La literatura es extraña. He escrito historias que se han anticipado a mi destino. Sospecho que el ejercicio de la escritura es en sí un conjunto de rituales que tienen por objeto conjurar supersticiones, creencias y dogmas. La literatura, por el paradójico camino de la ficción, toca las paredes de la verdad, pero no para apuntalarlas sino para derribarlas. No existe diferencia entre religión y superstición: ambas son hijas de la necedad de la certeza. La literatura, en cambio, nos confronta con la incertidumbre de la existencia.

—La literatura es extraña. He escrito historias que se han anticipado a mi destino. Sospecho que el ejercicio de la escritura es en sí un conjunto de rituales que tienen por objeto conjurar supersticiones, creencias y dogmas. La literatura, por el paradójico camino de la ficción, toca las paredes de la verdad, pero no para apuntalarlas sino para derribarlas. No existe diferencia entre religión y superstición: ambas son hijas de la necedad de la certeza. La literatura, en cambio, nos confronta con la incertidumbre de la existencia.
—¿Cuál es su comienzo favorito de la literatura universal?
—"No soy Stiller".

—"No soy Stiller".



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· poesia
· Más Acerca de Entrevistas y noticias actuales
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Entrevistas y noticias actuales:
La poesía es prosa con música


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Entrevistas y noticias actuales





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.18 Segundos