wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 10 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4575257
impresiones desde julio 2007

 CLAUDIO GUILLÉN: Un sabio de la crítica literaria

Técnica literaria
EL PAÍS, 29 de enero de 2007

CLAUDIO GUILLÉN: Un sabio de la crítica literaria

El punto justo

FRANCISCO RICO


He conocido creadores y estudiosos que humana e intelectualmente estaban muy por encima de sus escritos. (Nombraré sólo a uno: los versos de Gabriel Ferrater son sin duda valiosos, pero ni de lejos dan la talla literaria y la fascinante personalidad de su autor). También los he conocido y los conozco en el caso exactamente contrario, de los que le hacen a uno maravillarse: ¿cómo es posible que a esta pobre señora se le deban tantas páginas hermosas, que este sujeto incapaz de construir una frase haya entendido tan bien a Dante Alighieri? En Claudio Guillén, en cambio, el hombre y la obra estaban a la misma altura eminente, en el punto justo de acuerdo.

A Guillén se le tiene presente y se le recordará en especial como comparatista, maestro en desentrañar lecturas que no se dejan entender debidamente si no es tomando en cuenta una multiplicidad de tradiciones lingüísticas y literarias. Pero es que él mismo era producto sobresaliente de una estupenda suma de tradiciones. Hijo de Jorge Guillén y ahijado de toda la aristocracia republicana, criado entre España y Francia, recriado en la Norteamérica de los grandes exiliados europeos, profesor itinerante y viajero contumaz, políglota por necesidad y por virtud, Claudio en definitiva no hacía otra cosa que mostrar las perspectivas plurales con que su propia historia le hacía situarse ante los textos. Definía la literatura comparada como "talante", pero en él era además autobiografía.

Siempre fue así, y sus últimos libros, sobre todo, se pueden leer casi como unas memorias tan llenas de momentos sabrosos cuanto de lúcidos juicios. Un capítulo del volumen más reciente, De leyendas y lecciones (Crítica), versa sobre Tres poemas de García Lorca: una balada, un romance, una casida. La casida en cuestión se publicó por primera vez en 1932 en la revista Héroe y luego en el diario La Nación de Buenos Aires, para ir a parar al Diván del Tamarit, pero sin cambiar nunca de dedicatoria: "A Claudio Guillén, niño en Sevilla". El impecable análisis crítico ¿cómo podría no doblarse en crónica de toda una vida y una trayectoria intelectual?

Claudio Guillén escribía admirablemente, en clave de sostenido diálogo con el lector, interrogándole e interrogándose, con un estilo fresco, urbano, cordial. Así era él y así lo vi todavía el jueves pasado, por encima de achaques, en el chiringuito en que a menudo coincidíamos: con un vaso en la mano, bien plantado, causeur elegante, un poco de vuelta, pero no poco rico en proyectos y esperanzas... Impagable Claudio, siempre en el punto justo.

www.premiosliterarios.com




Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo



Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo


Un hijo de la Edad de Plata

ANTONIO MUÑOZ MOLINA

La última vez que vi a Claudio Guillén, no hace ni dos semanas, le pedí lo mismo que le pedía casi siempre, que escribiera unas memorias. Él sonreía y hacía un gesto con la mano, como de educada dilación, como sugiriendo también que un libro de memorias implica un egocentrismo excesivo, un dar demasiada importancia a la propia vida. Quizás esta vez también pensó que aunque se lo propusiera ya no le quedaría.

En los últimos años la enfermedad lo había vuelto más delgado y más frágil -a él, que tuvo una corpulencia desenvuelta y enérgica de profesor norteamericano-, pero ni su cordialidad ni su elegancia habían disminuido, ni tampoco su aire de atención jovial hacia el mundo. Estuvimos hablando de Nabokov, de Joseph Conrad, de Dickens, de T. S. Eliot, de la desoladora actualidad política española, de los temibles integrismos religiosos norteamericanos. Recordaba a Humbert Humbert, a Lolita, al pobre profesor Pnin, con el mismo afecto lejano con el que invocaba al propio Nabokov, a quien conoció al volver de la guerra en Europa en casa de su padre, en Wellesley College, donde Nabokov y Jorge Guillén eran profesores y se habían hecho amigos. Había jugado al tenis con Nabokov, me dijo, y le había ganado, y al recordar aquel triunfo volvía a reírse, como para descartar una nostalgia que nunca parecía ensombrecerle la vida.

Estaba íntimamente orgulloso de su origen pero ni se envanecía de él ni alimentaba ninguna forma de resentimiento. En sus ensayos se encuentran de vez en cuando evocaciones dispersas de aquella España luminosa de la infancia que se perdió con la guerra civil ("...un amigo de la familia llamado Federico, que se pasaba por casa, tocaba el piano y nos hacía reír"). Las grandes sombras de su padre y de aquella generación única de la literatura y la historia españolas junto a las que había crecido no lo abrumaban, aunque agradecía la buena fortuna de haberse educado en su ejemplo.

Más que una desgracia, el exilio fue para él la oportunidad de enriquecer su vida con nuevos idiomas y países diversos, y de seguir aprendiendo con los mejores maestros que en aquellos años podían encontrarse en el mundo, los desterrados europeos que enseñaban en las grandes universidades norteamericanas. A los 19 años se alistó en el Ejército de la Francia Libre y con él participó en la hazaña de la liberación de Europa, que en alguna parte recuerda a toda velocidad y sin ninguna épica: "Volví a mis estudios después sin vacilación, con las tremendas ganas y la capacidad de trabajo que infunde el haberle visto la cara a la guerra y con ella la podredumbre de la vida militar".

Uno hubiera querido saber muchos más detalles, pero en la manera de escribir de Claudio Guillén, como en su manera de moverse, había una impaciencia de pasar cuanto antes a otra cosa, y esos espacios en blanco de su biografía ya no podremos llenarlos. Se movía a grandes zancadas por el mundo y por las amplitudes de la literatura universal, y saltaba de un idioma a otro tan ágilmente como del destierro de Ovidio al de Dostoievski. En el ambiente familiar y en el de sus profesores universitarios había adquirido una formación de una solidez y una anchura que entre nosotros ya no son concebibles, pero tenía una idea vívida e inmediata de la literatura, y se le notaba mucho que la razón principal por la que la estudiaba era la felicidad que obtenía de ella. Lo que escribió de uno de sus maestros más queridos, Pedro Salinas, podría haberlo escrito también de sí mismo: "Don Pedro mostraba y vivía la cultura no como saber o deber, sino como ejercicio del entendimiento -como decían los clásicos- y de la sensibilidad".

A los 82 años -una edad que uno, en el fondo, no podía asociar a Claudio Guillén-, la lectura seguía siendo para él la misma afición apasionada que descubrió en la infancia: "Una costumbre, una necesidad, es más, una adicción, o aun más, una dimensión primordial del vivir". Leía en sus lenguas originales los mayores monumentos de la tradición literaria, pero también prestó una atención exigente y generosa a lo que se estaba escribiendo ahora mismo. Al cabo de tantas vidas, de tantos exilios y regresos, se había acomodado a una España que ya no se parecía nada a la de su infancia, y la observaba con algo de perplejidad y bastante ironía, con la distancia de quien ha estado lejos demasiado tiempo como para volver del todo alguna vez.

Últimamente escribía aforismos, que seguramente satisfacían su gusto por la precisión y la velocidad. Recuerdo uno de ellos: "Contra Primo de Rivera vivíamos mejor". Algunas imágenes de lo más resplandeciente y lo más sombrío del siglo pasado se han ido para siempre con él. Una tarde de invierno, en Nueva York, a principios de los años sesenta, entró en un bar en penumbra a tomarse algo, y vio a su lado a una mujer rubia y espléndida que bebía tristemente a solas, y a la que no se atrevió a dirigirle la palabra. Era Marilyn Monroe.




 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· Cumbres Borrascosas
· Más Acerca de Técnica literaria
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Técnica literaria:
estructura y desarrollo del cuento


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Textos de crítica





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.19 Segundos