wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 9 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4786302
impresiones desde julio 2007

 Los tímidos como yo no alcanzamos la realidad

Entrevistas y noticias actuales
LA RAZÓN, 8 de febrero de 2007

«Los tímidos como yo no alcanzamos la realidad»
César Aira es un escritor raro, casi en construcción permanente: su producción se resume a tres hojas por semana y no relee sus novelas una vez publicadas. Para muchos, es el escritor argentino vivo más interesante. Mondadori publica «Las curas milagrosas del doctor Aira», que reúne tres novelas suyas recientes.

Diego GÁNDARA

La amas o la dejas. La obra del escritor César Aira (Coronel Pringles, Argentina, 1949), una obra prolífica, compuesta por más de treinta libros entre novelas, ensayos y unos pocos cuentos, divide aguas entre la crítica de su país pero recibe la bendición de la academia, que ve en él a un escritor original, excéntrico, capaz de explorar parcelas de la realidad con ideas novedosas y con una falta total de proyecto literario: sus libros, en Argentina, se publican en editoriales pequeñas, y el autor, en Buenos Aires, no suele hacer lo que se llama «vida literaria».

   Aunque nació en la ciudad de Coronel Pringles -un pueblo ubicado a más de 500 kilómetros de la capital- desde hace unos cuantos años vive en el barrio de Flores -un lugar cuyas calles fueron fatigadas por Roberto Arlt- y se refugia en los bares de la zona, donde pergeña las historias -a veces desopilantes, siempre inteligentes, repletas de ideas- de sus novelas y se entrega, con pasión, a su vicio más preciado: la lectura.


   La decisión de ser escritor. «Siempre estoy hablando de la realidad, y creo que es porque he hecho un mito de la realidad, como ese lugar donde está la verdadera vida a la que nunca llegamos los tímidos o neuróticos. Ya la mera decisión de hacerse escritor indica que uno tiene una relación no inmediata con la realidad. Salvo que uno escriba "best-sellers" y se haga rico, lo que lamentablemente no es mi caso», dice Aira desde Buenos Aires vía e-mail mientras que aquí, en España, la editorial Mondadori acaba de publicar «Las curas milagrosas del doctor Aira», un libro en el que se reúnen tres de sus novelas más recientes -la que da título al libro, además de las tituladas «El tilo» y «Fragmentos de un diario en los Alpes»- pero cuyas razones para agruparlas en un solo volumen el autor desconoce.

   «Ni siquiera sabía qué novelas habían elegido -dice-. Lo cual es coherente con mi completo desinterés por lo que pasa con mis libros (traducciones, reediciones, recopilaciones) después de publicarlos por primera vez. Me siento un poco culpable por ese desinterés, pero no puedo remediarlo. De modo que estos libros se arman al azar, o según el gusto o la conveniencia de los editores. Pero quizás está bien así; el azar puede enriquecer la lectura con vecindades o correspondencias en las que yo jamás habría pensado».

   -El protagonista de «Las curas milagrosas del doctor Aira» pretende separar las áreas de la realidad. ¿Ésa sería la función de la novela como género?

   -Esa es una pregunta difícil, de examen. Tendría que pensarlo, y noto que con la edad cada vez me cuesta más pensar, o le encuentro menos utilidad. Creo que en realidad siempre ha sido así, en mi caso. Siempre escribí por impulsos inexplicables, siguiendo el hilo de la ensoñación. El aspecto intelectual que tienen mis novelas es una fachada nada más, un biombo pintado con palabras difíciles y fórmulas científicas puestas con motivos puramente decorativos.

   -¿Cómo toma, entonces, el hecho de que su obra sea tan bien recibida por la crítica y por la academia?

   -Me lo he preguntado más de una vez. La respuesta obvia (es decir: que mis libros son buenos) no me convence. Quizás se debe a que soy escritor accesoriamente, escribo como una actividad marginal y dependiente de mi actividad principal, que es la de lector. Creo que es la razón fundamental de que haga una literatura muy literaria, saturada de guiños y referencias para entendidos, y eso halague a los críticos y profesores, o bien les facilite el trabajo de alguna manera.

   -En su otra novela incluida en este libro, «Fragmentos de un diario en los Alpes», mientras lee a Balzac, afirma que el autor francés nunca escribió sobre la realidad sino que lo hizo mediante signos. ¿Pero esos signos tienen estatuto real o representativo?

   -Aunque yo estudié en la Facultad de Letras, y fui bastante buen alumno, jamás podría desentrañar una pregunta sobre «el estatuto real o representativo de los signos». En mi época, en la Facultad de Letras, entre otras cosas, se leía a los autores clásicos, se aprendía latín y griego y se estudiaba mucha menos teoría.

   -En otra de sus novelas, «El tilo», indaga sobre el peronismo, aunque no tanto como un fenómeno político sino como algo mucho más abarcador. ¿Qué tuvo el peronismo que no haya tenido otro fenómeno político en Argentina?

   -Además de su importancia política, que nadie puede negar, el peronismo fue incomparable por su creación de símbolos, de todo un folclore, que además coincidió con mi infancia.

   -Una infancia, por otro lado, que ha vivido en un pueblo de la provincia de Buenos Aires. ¿Eso influye en la creación de un mito personal?

   -Soy tan sedentario que he vivido sólo en dos lugares: Pringles de chico, Flores de adulto. Todo lo que me ha pasado me pasó en alguno de esos dos lugares, así que no hay mucho misterio en que funcionen como escenario de mis novelas. Lo que tienen en común es que son sitios neutros, sin paisaje, sin historia, sin drama. Escenarios vacíos donde hay que inventarlo todo.   

   -¿El hecho de que sea usted un autor prolífico obedece a esa imposibilidad de atrapar la realidad de la que habla?

   -Yo no creo ser tan prolífico. Escribo, con bastante esfuerzo y muchas dudas, alrededor de tres o cuatro páginas por semana, y ni siquiera todas las semanas. Eso hace en total entre cien y doscientas páginas al año, que son las dos o tres novelitas que puedo llegar a publicar en un año. Supongo que la gente se entera de que publico dos novelas por año, sin verlas, y se imagina que son novelas en serio, y me tienen por un Lope.

   -En un momento de la historia de «El tilo», alguien dice que el escritor tiene que vivir la vida al revés. ¿Podría usted profundizar en esa idea?

   -No he releído esa novela después de escribirla, pero creo recordar que la frase queda sin explicar. Supongo que le di un uso simbólico, aludiendo a la estructura memorialística que tiene el libro.

   -En una entrevista usted afirmó que la literatura desvía intenciones. ¿De ahí su defensa de la improvisación, de la escritura como un oficio permanente, de lo absurdo de tener un proyecto?

   -Debo de haberlo dicho, porque es lo que pienso. En los oficios más artesanales conviene que el resultado coincida con la intención: si uno se propone hacer una silla, está bien que le salga una silla. La literatura, o el arte en general, juega de un modo bastante perverso, o burlón, con las mejores o las peores intenciones. Yo me he resignado a sorprenderme con los resultados, y a no hacerme muchas ilusiones.
   
LENGUA DE LÁTIGO
   Aunque no le gusta «la vida literaria», cuando César Aira decide hablar, mejor echar el cuerpo a tierra: parafraseando Oliverio Girondo, decía en una entrevista que «el mejor Cortázar es un mal Borges». También tiene para Sábato: «Tiene aristas muy risibles» y «es un señor perfectamente racional que juega al maldito», dijo la misma vez.




Fragmentos literarios. selección de textos. Ejemplos de estilo



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· poesia
· Más Acerca de Entrevistas y noticias actuales
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Entrevistas y noticias actuales:
La poesía es prosa con música


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Entrevistas y noticias actuales





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.17 Segundos