wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 12 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4575569
impresiones desde julio 2007

 Herederos, imitadores, enemigosLas

Otros textos sobre literatura
DIARIO VASCO, 6 de marzo de 2007

letras latinoamericanas de las últimas décadas han estado marcadas, para bien y para mal, por la historia de los Buendía

PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA/

SAN SEBASTIÁN. DV.
SAN SEBASTIÁN. DV. Tras el éxito mundial de Cien años de soledad las mujeres de las novelas comenzaron a volar por los aires rodeadas de mariposas; los niños, por su parte, empezaron a nacer con colas de cerdo y adminículos similares. El realismo mágico -ese cóctel dulzón compuesto de fantasía, brillantez y tipismo- se puso francamente de moda. Aunque hoy lo hayamos olvidado, hubo un tiempo en el que resultaba difícil abrir un libro sin encontrar un personaje que cumpliese trescientos años, un diluvio de flores y batracios, o un muerto aficionado a los ponchos coloristas y a entrometerse en las cosas de los vivos.
Con permiso de Borges, García Márquez es el escritor en lengua española más influyente del siglo pasado. Hoy podemos asegurar que Cien años de soledad supuso una corriente de aire fresco en la narrativa de los sesenta. La influencia del colombiano llegó hasta autores como Peter Carey, Angela Carter o Toni Morrison. Su espíritu visitó algunas páginas de Milan Kundera, Thomas Pynchon y Günter Grass. Libros como Hijos de la Medianoche de Salman Rushdie serían difíciles de entender sin la existencia de Macondo.

La otra cara de la moneda del éxito de Cien años de soledad adopta la forma de cierta literatura que muchas veces explota lo más superficial del realismo mágico sin lograr ir más allá. En el club de los folcloristas perpetuamente maravillosos están autores como Isabel Allende, Laura Restrepo, Luis Sepúlveda, Laura Esquivel o, salvando las distancias, Marcio Veloz Maggiolo. En ellos lo mágico llega a ser tan cotidiano que deviene en monótono. Ha sido Juan Villoro quien ha señalado en alguno de sus ensayos lo peligroso que es para la narrativa hispanoamericana la profesionalización del exotismo.

Probablemente, nadie lo entendió mejor que el propio García Márquez: no olvidemos que Cien años de soledad es prácticamente el único de sus libros que puede adscribirse al realismo mágico. Fue el colombiano quien abrió las puertas, descorrió las cortinas y abandonó la estancia. A continuación llegó una legión de autores a los que Cabrera Infante se refería como «plumas tutti fruti». Muchos de ellos advirtieron el filón comercial de una literatura vistosa y sin pretensiones que pronto adquirió el dudoso valor de un souvenir para turistas.

Como es comprensible, la figura de García Márquez, con su brillo de monumento, ha presidido las últimas cuatro décadas de literatura hispanoamericana. Su autoridad ha sido tal que hasta los últimos años los más jóvenes no han tratado seriamente de cumplir su obligación literaria y matar al padre de una vez por todas. Dado el tamaño de la victima, en esta ocasión el crimen ha tenido que ser organizado y colectivo. Hace una década, los mexi-canos Ignacio Padilla, Jorge Volpi, Alejandro Estevill y Eloy Arroz formaron un movimiento llamado Crack que aspiraba a combatir el alquiler" href="http://www.cumbresborrascosas.net/" target="_self">ruralismo idílico con grandes dosis de humor y exigencia.

Algo más tarde, otros jóvenes autores como Edmundo Paz Solán, Rodrigo Fresán o Alberto Fuguet fueron reunidos en torno a la llamada generación McOndo: un grupo que se diferenciaba por abordar temáticas urbanas desde un punto de vista muy próximo a la última narrativa anglosajona. Los dos grupos fueron atacados por quienes les acusaban de renegar de su identidad. Pese a todo, hay que reconocer que tanto unos como otros siempre se mostraron respetuosos con la obra de García Márquez.

Es probable que los dardos y las irreverencias se las dejasen a Roberto Bolaño, quien en sus últimos años solía divertirse definiendo al premio Nobel colombiano como «un hombre encantado de haber conocido a tantos presidentes y arzobispos».




 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· literalia
· Más Acerca de Otros textos sobre literatura
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Otros textos sobre literatura:
Stevenson, Dumas y Dostoievski inmortalizaron la crueldad


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Tópicos Asociados

Otros textos sobre literatura





El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.16 Segundos