wordpress com stats

cumbres borrascosas, casa rural alquiler completo brañuelas, bierzo León

Welcome to TÉCNICA LITERARIA!

     Principal
· Home
· AÑADIR ARTÍCULO
· Contactar
· Diario de Usuarios
· Encuestas
· Estadísticas
· Foros
· Listado completo de material
· ORDENAR POR TEMAS
· Ranking de popularidad
· Recomiéndanos
· Te recomendamos
· Tu Cuenta
· Versión para imprimir

     Gente Online
Actualmente hay 13 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Visitas totales
Hemos recibido
4576992
impresiones desde julio 2007

 Edgar Allan Poe, entre la lucidez y el delirio

Historia y curiosidades literarias
JAVIER MEMBA

Traducido por Baudelaire, Mallarmé y Córtazar -a quien también se debe uno de sus mejores apuntes biográficos-, admirado por Julio Verne -quien le dedicara 'La esfinge de los hielos', continuación de 'Las aventuras de Arthur Gordon Pyn'- y situado por Pablo Neruda en su "matemática tiniebla", Edgar Allan Poe fue el primer escritor universal que dieran los Estados Unidos, pero también el primer maldito, heterodoxo y alucinado -y acaso el más grande todos ellos- que alumbrara la literatura en aquella tierra.

"Deidad y referencia" de toda ficción diabólica, según H.  P.  Lovecraft, la posteridad no habría de venerar a Poe por sus relatos humorísticos, genero en el que cultivó con la misma frecuencia que sus historias extraordinarias, sino por sus creaciones más macabras.  Todo parece indicar que los protagonistas de estas últimas no eran sino la proyección de los desequilibrios psíquicos que el maestro padeció durante toda su vida.  Pocas obras son tan reveladoras de la psicología de sus autores como la de Poe.  El escritor es el Roderick Usher de 'La caída de la casa Usher' (1839), esa impagable metáfora sobre el hundimiento de una inteligencia.  Ni que decir tiene que esas muertas bellas que tanto le inspiraron -"Sólo he logrado amar allí donde la muerte mezclaba su aliento con la belleza", escribe en uno de sus poemas- son consecuencia directa del prematuro fallecimiento de la mujer que lo trajo al mundo.

Hombre del Sur

Pese a haber nacido en Boston el 19 de enero de 1809, la desdicha convirtió le convirtió en hombre del Sur que él aseguraba ser en las mentiras sobre su persona que enjaretó invariablemente a cuantos tuvieron la inmensa fortuna de escucharle.  Hijo de unos actores ambulantes quedó huérfano con tan sólo dos años.  Si bien hay biógrafos que aseguran que su padre no murió, sino que le abandonó para darse a la bebida cuando obitó la madre del futuro escritor -una frágil inglesa que lo alumbró en plena gira-, lo cierto es que el pequeño Edgar Allan fue criado por su tío John Allan, comerciante de tabaco en Virginia.  Que tomara su segundo nombre de este pariente y junto a él adquiriera ese aire del Sur aludido anteriormente, no significa en modo alguno que encontrara la felicidad en su nueva casa.  Muy por el contrario, la tortuosa relación con su padrastro también contribuyó decisivamente a los desequilibrios psíquicos que agobiaron al gran Edgar Allan Poe hasta su muerte.

Expulsado de la universidad de Virginia (1827) por sus costumbres disolutas, el escritor demostró ser un aventajado discípulo de Byron con la publicación de sus primeros versos: 'Tamerlán y otros poemas' (1827).  Mientras sigue cultivando la lírica -para algunos de sus biógrafos es ante todo un poeta- en busca de una belleza etérea en títulos como 'Al Aaaraaf' (1829), ingresa en la academia militar de West Point, de la que será expulsado en 1830 por cuestiones muy parecidas a las que le obligaron a dejar la universidad.  Apenas pierde el ejército el que a buen seguro habría de ser un mal oficial, en la pluma de Poe se da a conocer un gran periodista y un cuentista sin igual.  Su primera pieza, 'Metzengerstein', aparece en 1832, a la que seguirá 'Manuscrito hallado en una botella' (1833).  Siempre mal pagado, en 1835 acabará dirigiendo el Southern Literary Messenger de Richmond, que convertirá en el publicación literaria más importante de todo el Sur estadounidense.  También en 1835 da a la estampa 'Berenice'.  Ya en 1836, se casa con su prima, Maria Clemm, quien aún no ha cumplido los catorce años.

El cuento detectivesco

Si Neruda nos sitúa al norteamericano en una "matemática tiniebla" es porque los horrores que nos presenta Poe obedecen a una lógica tan exacta como una suma o una resta.  Vaya como ejemplo la célebre aparición del barco fantasma en 'Las aventuras de Arthur Gordon Pyn' (1938) -única novela de Poe-, donde se nos narra un viaje sin regreso a la Antártida: El vigía que parece sonreír desde tan tétrica embarcación, aunque en la narración juega el papel de un espectro, no es sino un cadáver cuyo rostro ha sido medio comido por las aves carroñeras, desfigurado así en esa horrible mueca que se asemeja a una sonrisa.  No, el escalofrío en Poe no surge en base a cuestiones fantásticas o ficticias: los enterrados vivos, los torturados por el Santo Oficio y los muertos mientras dormían un sueño hipnótico, todos ellos horrores plausibles, son sus protagonistas.  No hemos de olvidar a este respecto que sus tres relatos analíticos, es decir, los protagonizados por el chevalier Auguste Dupin -'Los crímenes de la calle Morgue' (1841), ''El misterio de Marie Rogêt' (1842) y 'La carta robada' (1845)- ponen en marcha algo tan lógico como el cuento detectivesco.

Pese a que su actividad como periodista y cuentista le llevó a conocer la gloria en vida, el maestro siempre estuvo al borde del abismo.  Sus constantes depresiones le arrastraron al alcohol y al opio.  A la larga, ambas sustancias no hacían sino agravar su melancolía.  Sin embargo, si hay algo que caracteriza sus críticas literarias, sus narraciones y sus poemas, eso es la lucidez.  De lo que se sigue que Edgar Allan Poe padeció tanto como todos aquellos que gozan de momentos de lucidez alternados con el delirio.  Murió el 7 de octubre de 1849, dos días después de ser hallado sin sentido en una calle de Baltimore.  Meses antes, el recuerdo de su mujer, fallecida en el 47 de tuberculosis, le inspiró 'Annabel Lee', su último gran poema.




Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



 
     Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

     Enlaces Relacionados
· Cumbres Borrascosas
· Más Acerca de Historia y curiosidades literarias
· Noticias de heathcliff


Noticia más leída sobre Historia y curiosidades literarias:
Guillaume Apollinaire, el abanderado de los poetas modernos


     Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 3
votos: 2


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


     Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible






El objetivo de esta web es construir un gran recurso cultural accesible para todos. Procuramos respetar los derechos de autor, y rogamos a quien vea algún material que no debería estar aquí que nos informe de ello.


Nuestros fines son meramente culturales

Rogamos a los usuarios que citen las fuentes cuando aporten materiales externos.

Se permite copiar cualquier texto de esta web, simplemente citando la fuente.


No obstante, todos los textos son propiedad de sus autores.

Verba volant
scriptum manet
`
Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL license. This software comes with absolutely no warranty. El texto original de los créditos ha sido modificado sólo por razones de seguridad. Apoyamos sin reservas al autor y la creación de software libre
Página Generada en: 0.16 Segundos