El caso de los premios amañados
Fecha Domingo, 05 agosto a las 14:12:06
Tema Boletines informativos de premiosliterar


EL NORTE DE CASTILLA, 31 de octubre de 2006


El diario póstumo del crítico galo Jacques Brenner deja al descubierto un paisaje de editores corruptos y escritores vendidos

JUAN PEDRO QUIÑONERO/PARÍS

En vida, Jacques Brenner fue el arquetipo del escritor de éxito local, premiado él mismo por la Academia, consejero en varias de las más grandes editoriales, crítico adulado, influyente jurado asimismo. Publicó media docena de novelas reeditadas sin cesar. Sus críticas en la prensa más influyente se publicaron incluso en libro de bolsillo. Varios de sus ensayos siguen reeditándose desde hace años. Dejó inéditos varios volúmenes de memorias, uno de los cuáles, 'La Cuisine des prix', se pondrá a la venta el 2 de noviembre. Su prepublicación parcial ha caído como una bomba. Escrito en forma de diario, informal, sin florituras, Brenner cuenta por lo menudo las trampas, martingalas, corrupciones y venalidades de editores, críticos, jurados y premiados.

Jacques Brenner se detiene en particular en los personajes que, desde la oscuridad, trajinan la concesión de premios, desde hace muchos años, para Grasset, Le Seuil, Gallimard y Albin Michel. No es un secreto que esos cuatro editores se reparten desde hace décadas el grueso de los grandes premios millonarios, comenzando por el Goncourt y el Renaudot. Brenner da todos los nombres y todas las grandes y más bajas maniobras: todos son prácticamente desconocidos, más allá de la liliputiense geografía del distrito VI de París. Las anécdotas que cuenta Brenner dan una idea muy gráfica del estado de la corrupción.

El director de la editorial donde él mismo trabaja, a sueldo, le anuncia la llamada de un escritor que está dispuesto a regalarle un perro de raza (a Brenner le encantaban los perros) y se dispone a invitarlo a un restaurante de lujo para conocer sus gustos íntimos.

El mismo editor le anuncia que le regalará un coche deportivo de lujo, recordándole, al mismo tiempo, que «no olvides que mi favorito es...». Otro editor lo llama para anunciarle que fulano ganará tal premio, ya que fulano ha recibido un anticipo de tantos millones que es necesario amortizar.

Rozan lo mafioso

El director administrativo de tal editorial lo llama: andan mal de pasta, y el favor de votar por fulano podría pagarse con la reedición en bolsillo de sus críticas literarias. No se cuentan el número de cenas y viajes, coches ofrecidos, ediciones venales, favores comprados, negocios amañados, celadas concebidas en la oscuridad de los pasillos de las editoriales más respetables. En ocasiones, los apaños rozan lo mafioso. Yves Berger, su editor, le confiesa a Brenner: «Antoine Gallimard me ha llamado. Se ha sellado un acuerdo entre Gallimard y Grasset. Los jurados Gallimard votarán Grasset para el Goncourt, y los jurados Grasset votarán Gallimard para el Renaudot».

Brenner murió en el 2001. Sus herederos han tardado cinco años en conseguir un editor dispuesto a publicar sus memorias.




Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque



Columnas de prensa. Temas de actualidad. Otro enfoque








Este artículo proviene de TÉCNICA LITERARIA
http://www.TECNICALITERARIA.COM

La dirección de esta noticia es:
http://www.TECNICALITERARIA.COM/modules.php?name=News&file=article&sid=699